El Súper se lució y Rossi le puso el moño

En Paraná, el Súper TC 2000 hizo su mejor carrera del año y la de hace mucho tiempo. Matías Rossi se encargó, con una gran maniobra, de ponerle el moño

Quienes pudimos ver la carrera de Súper TC 2000, disputada en el autódromo de Paraná, nos quedamos con ganas de ver más. Nos pareció corta. Y cuando eso pasa es porque el espectáculo que se está viendo es muy bueno y no queremos que se termine. Eso pasó ayer en el circuito de la capital entrerriana. La categoría llevó adelante un espectáculo en pista como hacía rato no lo brindaba. La quinta fecha del campeonato quedará en la memoria por lo entretenida que fue la final. La lucha fue intensa y varios de destacaron por su capacidad conductiva y por su entrega. Por ejemplo no vamos a olvidarnos del manejo de Caito Risatti y de Facundo Chapur. Ambos, con autos que todavía no están al nivel de los que marcan el camino en la categoría, se brindaron por la función. El de Honda y el de Citroen corrieron con el corazón. Pusieron todo lo que tenía que poner. Le corrieron a un Leo Pernía, que salvo el error de la primera curva donde pierde la punta de la competencia, hizo todo impecable con un auto que llevaba 70 kg de lastre. El de Tandil también se manejó todo.

Leer más: Matías Rossi, más cerca de los líderes del campeonato

Un párrafo aparte merece Julián Santero. El mendocino hizo su mejor carrera. Largó desde el puesto 15 y arribó en la cuarta posición. Su remontada fue impresionante e impecable. Entregó el auto de la misma manera que se lo entregó el equipo. Matías Milla y Marcelo Ciarrocchi también formaron parte de la demostración. Todo este grupo hizo que la final de 24 giros pasará muy rápida. El público aplaudió de pie a todos estos pilotos que hicieron de una carrera un gran entretenimiento.

Si a todo esto que contamos le agregamos la maniobra de Matías Rossi, para superar a Facundo Ardusso en la última vuelta para quedarse con el quinto capítulo del Súper, lo hecho por el Misil fue la frutilla del postre. Fue un sobrepaso pensado, calculado y eficaz. Solo Rossi se lo tenía guardado. Cuando todos pensaban que el segundo lugar ya era bueno para el de Toyota, el de Del Viso sorprendió y con su Corolla llegó al escalón más alto del podio. Rossi le puso el moño al domingo.

En todo esto no podemos olvidarnos del autódromo de Paraná. Un dibujo que se presta, e invita, a que las categorías que lo visitan realicen buenas competencias. Lo de ayer fue excelente. De ahora en más habrá que mantener ese nivel. Es sabido que el 2019 es un año de mucho trabajo para el Súper, pero lo vivido en la jornada de ayer invita a no bajar los brazos y a seguir trabajando.