¡Felices Fiestas! Llega el trineo: su historia en La Otra Mirada

Es el vehículo más esperado en las Fiestas con Papá Noel. El trineo, quizá el primer medio de transporte de la historia, en La Otra Mirada. Mirá el informe.

En estos tiempos de vehículos inteligentes, autónomos, a energías alternativas y hasta voladores, llegó el momento del año de aguardar por el más tradicional de todos: el trineo. Apelamos a la fantasía y al espíritu navideño para abrir los corazones y permitirnos el recibimiento de Paz y Amor a través de tan antiguo transporte.

El trineo se vincula rápidamente a la nieve, pero en realidad fue un recurso utilizado por distintas civilizaciones sobre diferentes terrenos y condiciones climáticas.

Hacé click acá y mirá el video de La Otra Mirada

Las migraciones producidas 9000 años antes de Cristo fueron facilitadas por elementos arrastrados, que servían para el traslado de los animales cazados, por ejemplo. Hay rastros de esos usos en el traslado de poblaciones hacia América, o al extremo norte.

La necesidad de superar terrenos o mares helados agudizó el ingenio del hombre para facilitar los traslados. De allí que nació lo que se conoce como trineo.

En el Antiguo Egipto, por ejemplo, se utilizaron trineos de madera para transportar diversos materiales sobre las cálidas arenas del desierto. Para facilitar el desplazamiento, se humedecía la arena antes del paso del vehículo. Varias pinturas muestran trineos arrastrados por varios grupos de trabajadores egipcios.

En las selvas de coníferas de la Europa septentrional se construían vaciando la corteza de los árboles. Por eso, más allá de lugares nevados, se lo utilizó como medio de transporte sobre el pasto, el barro y los terrenos fangosos. En Laponia, en Asia septentrional o en la Columbia Británica.

Su uso se perfeccionó. Se agregaron cuernos de animales para reducir el roce con el suelo, o ya en el Norte, para deslizarse sobre el hielo sobre curvadas mandíbulas de las ballenas.

Si bien en un primer tiempo el trineo era empujado o arrastrado por el hombre, no transcurrió mucho tiempo sin que el perro, o el reno, domesticado mucho más tarde, lo traccionara.

Disney llevó a la pantalla una historia increíble a bordo de los trineos. Togo fue el perro líder del equipo de trineo de Leonhard Seppala,, que llevó la antitoxina diftérica en el tramo más largo y difícil de la carrera del suero a Nome, una ciudad en cuarentena en 1925, a través del hielo en el norte de Alaska.

La difteria, una infección bacteriana contagiosa que ataca el tracto respiratorio superior y provoca inflamación de los tejidos en la garganta, puede ser letal. Y ante la epidemia, había que buscar la antitoxina a 1085 kilómetros. El puerto congelado, los mensajeros tardarían más de un mes sobre la nieve y ante la imposibilidad de volar, se apeló a un criador de perros y conductor de trineos Leonhard Seppala, que contaba con los míticos perros Togo y Balto.

Historias de trineos. Quizá el primer medio de transporte de la historia, que no sólo se limita al uso sobre la nieve. En una época del año diferente, cuando el trineo moviliza el espíritu navideño y allí sonriente lo tripula Papá Noel, desde La Otra Mirada les deseamos Felices Fiestas.