Fue bancario, corrió en TC e hizo volcar a Martinez Boero

Oscar Alaux fue empleado de banco y llegó al TC cuando con la peña compró, luego de una cena, un Chevrolet. Además cuenta como hizo volcar al Gaucho

Oscár Alaux siempre estuvo relacionado al mundo de los fierros. Si bien en su momento fue empleado de un banco, el objetivo del piloto de Pigue era estar en competencia. Con dedicación y con sacrificio, el de Pigue logró el propósito. Primero comenzó en la actividad zonal y luego cumplió su sueño. Correr en el Turismo Carretera. Quien corrió en la categoría más popular dialogó con Carburando y contó parte de su historia.

La llegada al TC

“Previo a la llegada al Turismo Carretera corría en el Mar y Sierras donde la categoría era muy fuerte. Yo antes trabajaba en un banco y también vendía y compraba autos. Recuerdo que un día me fui con mi señora y Sergio, que era muy chico, en un rastrojero con cúpula a una carrera de Monte. Ahí hable con la gente de la Peña de Miramar que tenía el Chevrolet de Osvaldo Villaverde y llegamos a un acuerdo. Cuando volvimos para Pigue, ese domingo, me contacte con todo el grupo que teníamos acá y organizamos una cena para recaudar dinero y comprar esa unidad. Nuestra peña se llamaba “El Chivo Piguense”. De esa cena salió el 50 % de lo que costaba y el resto lo pagamos con un par de cheques. Debutamos en una competencia de 9 de Julio y terminamos en el puesto once”.

Leer más: Urretavizcaya, el urólogo y la falta de kilos en su TC

El Chevrolet multiuso

“El auto que yo corrí en el TC después lo utilizó mi hijo Marcelo en el Supercar Pampeano y luego Manu, el más chico, en el TC del Sudeste".

Ruta o Autódromos

“Yo hice más carreras en ruta que en autódromos. En esa época el TC era de la ruta, salvo 9 de Julio, Balcarce, Buenos Aires y Mendoza donde también corrí. Si bien en esos tiempos correr ahí tenía lo suyo, a mi particularmente me gustaban más los autódromos”.

En un camión de comisiones

“Mi auto del Mar y Sierras y el Chevrolet de TC siempre viajaron en un tráiler. Me lo llevaba un amigo que tenía un camión, que lo utilizaba para hacer comisiones a Buenos Aires, y le gustaban las carreras. Me llevó a todas”.

Rifas y colaboraciones

“Los gastos del auto, y el de los viajes a las competencias, se cubrían con las rifas que hacíamos y con gente que tenía negocios o empresas. Ellos colaboraban con algo y nosotros le poníamos la propaganda en el Chevrolet”.

Leer más: Dejaba el campo para ir a correr y ganó una final de TC 

Dormir donde se podía

“En esos tiempos no íbamos a hoteles. Generalmente alquilábamos alguna casa, aunque en una par de oportunidades dormimos en unas escuelas que te abrian para pernoctar. Por ejemplo en 25 de Mayo paramos en un Motel porque no conseguimos nada. Fuimos en el camión”.

El Gaucho

“Mi referente fue Jorge Martínez Boero. Por suerte, luego de empezar a competir, terminamos siendo grandes amigos. Fue una gran persona. Con todas las letras. En esos tiempos era muy distinto a lo de ahora, no era tan frío, había más camaradería.

Con el Gaucho tengo una anécdota y es que corrimos un Rally y lo hice volcar. Me quería morir. Yo iba de acompañante, le canté mal una curva, no teníamos buenos frenos, y pegamos un par de tumbos. Ese Rally lo corrimos con un Peugeot 504”.

El mejor semipermanente

“Me gustaba mucho el circuito de Tandil. Era largo, rápido, peligroso, pero se disfrutaba. Cuando corro por primera vez ahí fue el Gaucho el que me llevó a dar una vuelta para reconocer la pista. También fue con nosotros el Flaco Malisia. En el recorrido Jorge nos dijo algunos secretos que tenía y yo le hice caso. Era consciente que si te equivocabas podías terminar mal. En esa carrera volcaron como tres autos. La bajada de Belén era increíble”.

Su paso por el TC

“Fue muy lindo. La verdad lo disfruté mucho. El TC tiene algo increíble que es la gente. Lo viven de una manera diferente”.

Acompañar y sufrir por su hijo

“A Sergio lo acompaño permanentemente. En cada compromiso sufro mucho. No porque tenga miedo que le pase algo sino porque quiero que le vaya bien para que pueda demostrar lo que sabe hacer arriba de un auto. Me pongo nervioso cada fin de semana que corre”.

Leer más: Ganó dos finales en el TC y hasta fue acompañante de Mouras