Opinión

¡Gracias Guille!

Guillermo Ortelli se retiró del Turismo Carretera y todo el mundo del automovilismo tiene palabras de agradecimiento hacia el hombre de Salto.

¡Gracias Guille!
¡Gracias Guille!

“Quisiera no decir adiós, pero debo marcharme”, es lo que expresa un fragmento de la canción “No es mi despedida” de Gilda. Esas palabras se pudieron ver en los ojos de Guillermo Ortelli luego de cruzar la bandera a cuadros en su última final dentro del Turismo Carretera. El piloto que se convirtió en leyenda y que sólo cabe decirle Gracias Guille.

El automovilismo argentino está muy en lo cierto al agradecerle a Ortelli por sus 30 años de actividad, ya que le dio muchas cosas (más allá de los resultados deportivos), el piloto nacido en Salto el 25 de abril de 1973 es un ejemplo de caballerosidad y competitividad tanto abajo como arriba de la pista.

Su caballerosidad dentro de la pista quedó demostrada en los resultados también, ya que no es recordada ninguna sanción o exclusión que haya causado revuelo en el mundo motor nacional. Por su forma de correr, pensando más en el campeonato y no en el resultado de la carrera, muchos lo tildaron de conservador, pero su método fue más que efectivo con los títulos que logró.

Ortelli se ganó el respeto de sus pares y de todos los fanáticos en cada maniobra y en cada actitud que tuvo durante su trayectoria. Ante cada situación, se fue metiendo a los hinchas de Chevrolet poco a poco en el bolsillo.

Tratando un paralelo, la situación de respeto hacia el siete veces campeón de TC, es comparable con los últimos ídolos que tuvo el automovilismo argentino como por ejemplo Omar Martínez, Juan María Traverso o Roberto Mouras, quienes tuvieron la aceptación de las otras marcas y también de sus colegas.

La primera función de Ortelli en el TC fue sólo un pequeño indicio de lo que fue campaña en la categoría. Ganó en su debut en las 2 Horas de Buenos Aires junto a Fabián Acuña en el “Coliseo Porteño” en 1994. Esa competencia la corrió con la misma pasión que la última el pasado fin de semana en La Pampa, el resultado era una anécdota pero el dejó todo como siempre en cada curva, en cada acelerada.

Pero también tuvo una cuenta pendiente, que es no haber podido consagrarse en el TC2000, estuvo cerca en dos oportunidades pero nunca alcanzó la corona. Aunque festejó como un título su victoria junto a Agustín Canapino en los “200 Kilómetros de Buenos Aires” de 2016, cuando bajo una lluvia torrencial le dio una lección de manejo al resto de sus rivales.

El “Rey” Guillermo no estará más en las pistas, pero dejó un legado con sus 408 carrera, 7 títulos, las 32 victorias y 98 podios. No se retiró un piloto más, se retiró una leyenda…

Lo mas leído