Historias de Ferrari con pilotos argentinos

Las 1.000 carreras de Ferrari en la Fórmula 1, que se cumplirán mañana en el Gran Premio de la Toscana, constituyen una suma de ricas historias, algunas con pilotos argentinos.

Enzo Ferrari, que nació el 18 de febrero de 1898 en Modena, Italia, debutó como piloto a los 21 años y, en 1929, fundó la Sociedad Deportiva Scudería Ferrari para atender a Alfa Romeo, que prescindió de sus servicios ante el embate de las Mercedes de esa época y la reemplazó por la firma Alfa Corse.

En 1940, Ferrari fundó Auto Avio Construzioni en Módena y con el primer modelo construido en su fábrica, el 815, ganó la mítica competencia Mille Miglia de autos deportivos.

  • Te puede interesar: Hamilton, dueño de la clasificación en Mugello
  • En 1947, después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, durante la que Ferrari fabricó material bélico, la empresa se trasladó de Módena a su sede actual en Maranello y recién ahí don Enzo pudo utilizar su apellido y su emblema, el Cavallino Rampante.

    En 1950 se inició el Campeonato Mundial de Fórmula 1, y la primera presentación de Ferrari fue en Mónaco de ese año, con el modelo 125 de 1.500 cm3, que condujo el Italiano Alberto Ascari.

    Froilan

    El arrecifeño José Froilán González, compadre de Juan Manuel Fangio en su incursión europea, le dio la primera gran alegría a il Commendatore y el 14 de julio de 1951 triunfó en el circuito inglés de Silverstone.

    En 1954, González ganó por segunda vez en Silverstone, además de 6 competencias no puntuables con Ferrai, y fue subcampeón ese año de Juan Manuel Fangio, plasmando un histórico 1-2 para Argentina.

    Tal era la devoción de Ferrari por Froilán González, que cuando el arrecifeño iba al templo de Maranello sin haber acordado una audiencia previa, con sólo tocar el timbre de la fábrica y decir su apellido, le abrían la puerta de par en par, y se apuraba el retiro de alguna visita para que el jefe pudiera abrazarlo en su despacho.

    Fangio

    En 1956 el balcarceño Juan Manuel Fangio fue campeón con un auto de la alianza Lancia-Ferrari, y tras la conquista Enzo Ferrari dijo: "Le debo mucho a Fangio porque es el campeón más grande desde que terminó la guerra en adelante, un verdadero gentleman del volante, no sólo excelente por su capacidad técnica, sino también por ser muy limpio para correr, sin artimañas".

    El tercer argentino que corrió para Ferrari fue el santafesino Carlos Alberto Reutemann, entre 1977 y 1978. “Lole” ganó cinco carreras.