La carrera más increíble frente al Obelisco

En abril de 2012 el Súper TC2000 realizó la carrera más increíble de la historia del automovilismo contemporáneo en el Callejero de Buenos Aires.

¿Cómo olvidarla?, ¡Si fue una carrera que no podrá repetirse jamás en ese lugar!

Ha sido uno de los mayores acontecimientos en la historia de los 40 años del TC2000, que ene sa oportunidad estrenaba el actual formato del Súper TC2000. Todavía da vueltas en los oídos aquel sonido inconfundible de los motores V8 acelerando en pleno centro de Buenos Aires. La adrenalina que se vivió en aquella carrera quedó grabada para siempre y sus imágenes también.

El Súper TC2000 se animó como nunca a un acontecimiento que paralizó al centro de la ciudad y que con el correr de los años tiene cada vez más significado. Fue la carrera más importante de la historia del automovilismo contemporáneo y se disputó un día como hoy hace siete años, el 1º de abril de 2012.

El espectáculo que dió el Súper TC2000, a poco de nacer con los Radical V8 en su segunda presentación oficial, fue único. Hubo muchas competencias, grandes carreras en la historia de la categoría en su riqúisimo camino con el formato de TC2000, pero en la opinión de muchos, ninguna superará a la del Callejero en la avenida 9 de Julio.

Desde el plano organizativo fue una tarea faraónia. Una verdadera locura que se presentó como un desafío con más de un año de elaboración, y trabajo. El grupo de aquel entonces dirigido por Pablo Peón y con muchos colaboradores que aún hoy están en la categoría pusieron manos a la obra con una tarea que pareció utópica para muchos. 

Para hacer esta carrera se trabajó en muchos detalles propios de los circuitos urbanos: calles cortadas, trabajos durante las 24 horas, líneas de colectivos desviadas, paradas de subte cerradas, despliegue de Policía y organizadores durante una semana en el corazón de la ciudad. Si uno quería podía sacar fotos en medio de los boxes sobre la avenida 9 de Julio en donde hoy transita el Metrobus y pober espiar desde los boxes para un lado, el Obelisco y para el otro lado hacia el sur de la 9 de Julio. Solo de recordarlo hoy, uno se da cuenta de la magnitud del acontecimiento.

La realización fue más increíble aún por el contexto político en el que se llevó a cabo. Fue en inicios del segundo mandato de Cristina Fernández, con cepo cambiario desde noviembre de 2011, con restricciones de importaciones, y con una situación política que no era la ideal para este tipo de espectáculos en las calles. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires fue muy importante en el trabajo conjunto para llegar a buen puerto con la carrera aunque hubo que hacer frente a algunos planteos y cuestiones juduciales que fueron solucionados.

Ahora, a la distancia, se puede recordar con detalle lo que fue aquella gesta en la que concurrieron alrededor de 1 millón de personas en los dos dias de actividad. Transitar con los autos de Súper TC2000 con motores importados, con ese ruido en las calles de la ciudad y con tránsito a pocos metros de la Casa Rosada, todo eso marcó a fuego la historia de la categoría.

Fue la carrera con mayor rating televisivo en la historia del automovilismo nacional. La anterior marca había sido la carrera 1000 del TC realizada en Paraná con la victoria del 'Pato' Silva. El Súper TC2000 quebró todos los registros anteriores. La repercusión de la carrera en la avenida 9 de Julio hizo que se televisaran todas las tandas de entrenamientos, las clasificaciones y las carreras de manera completa. En la final se llegó a un rating de 17 puntos cifra impresionante para lo que habitualmnete sumó el automovilismo en televisión.

Desde la logística, organización, respuesta del público, movimiento de prensa y repercusión nacional e internacional, la carrera del Obelisco fue, es y será unica en la historia de la categoría y del automovilismo. Pasó el tiempo y no se puede ceer semejante realización...

Si hablamos de la carrera, fue Mariano Werner con Toyota Corolla quien se adjudicó el triunfo en la vibrante final en el inédito trazado, en el marco de la segunda fecha del campeonato 2012. Fue una final emocionante, en la que el exigente circuito le pasó factura a más de un participante, el piloto del equipo Toyota se impuso ante el brasileño Carlos "Cacá" Bueno (Focus), mientras que el compañero de equipo del carioca en el PSG16, el "Bochita" Jorge Trebbiani (Focus), completó el podio. El destacado del sábado había sido Christian Ledesma con Chevrolet Cruze pero en la final sufrió un problema y debió entrar a boxes.
La gloria fue toda de Werner quien festejó en el Obelisco, con su réplica en el trofeo que quedó en sus manos. En la carrera más increíble relizada en los años de la categoría.