La historia detrás de la victoria de Moscardini

Nicolás Moscardini se llevó la primera fecha del TC2000 en Alta Gracia, pero pocos saben lo que tuvo que pasar el piloto de La Plata.

En los primeros días de 2019 Nicolás Moscardini no sabía que iba hacer, tenía arreglado de palabra con un equipo para el TC2000, pero cuando se acercaba la fecha de la primera cita del calendario parecía que todo se desvanecía.

En la semana previa a la apertura de la temporada en Alta Gracia, el piloto de La Plata se veía afuera de una categoría que lo vio progresar en todo el 2018, pasó de un joven sin experiencia en autos de techo a ganar en Mendoza con el Litoral Group.

Pasaban las horas y el nombre Moscardini no estaba entre los inscriptos, la estructura con la que había hablado para formar parte en este año había confirmado a sus pilotos y el no estaba entre ellos.

Con las manos vacías, su última carta para formar parte del TC2000 era el Ambrogio Racing y la noticia que puso feliz a “Nico” llegó el miércoles (a dos días de acelerar). Ni bien tuvo el llamado, sacó un pasaje para Córdoba y viajo esa misma madrugada para medirse la butaca, mandar el talle de su futuro buzo y ultimar detalles.

Con un equipo nuevo, que no conocía ni a los mecánicos, Moscardini fue protagonista durante cada salida a pista, la adaptación al Renaul Fluence fue muy rápida y el tercer puesto en la clasificación ya era todo un logro para él y su familia, ya que tan solo unos días antes solo lo miraría por televisión.

La final tuvo una pelea entre su compañero de equipo Rodrigo Lugón y Martín Chialvo, en la que pudo aprovechar y mientras ellos se peleaban, los pasó por adentro. Moscardini ganó la carrera y en comunicación con sus ingenieros se pudo escuchar un grito en el que liberó toda su tención y la semana que vivió.

En cada nota que realizó con los medios, Moscardini agradeció una y otra vez a Marcelo Ambrogio y toda su gente por confiar en él.