La Otra Mirada: ¿cuál es el origen de la bandera a cuadros?

Es uno de los símbolos universales por excelencia. Pero, ¿de dónde surge la bandera a cuadros? Mirá el informe de La Otra Mirada:

Quizá sea lo más económico en una competencia automovilística. Pero es lo más preciado. Todos se esfuerzan por ser los primeros en observarla.  La bandera a cuadros

¿De dónde surgió la conocida insignia? Es uno de los símbolos universales por excelencia. En cualquier competencia se sabe que culmina cuando se agita la particular bandera. Pero su origen no está del todo claro.

 

Hay varias versiones. Una indica que nació en el oeste de los Estados Unidos con las careras de caballos. En el Siglo XIX, este tipo de competencias estaban acompañadas por grandes banquetes. Y por entonces, el organizador sacudía un mantel a lo lejos para dar las órdenes, ya sea con las apuestas, o directamente con la competencia en sí.

En Europa se asegura que la clásica bandera se originó con las competencias ciclísticas. Y que se eligió el particular diseño en Francia para diferenciarse de los colores que se mezclaban en las tribunas agolpadas de gente.

Más allá del origen, la bandera a cuadros se impuso en el mundo del automovilismo. Su primera aparición fue en la Copa de Vanderbilt, una carrera que se realizó en Long Island, Nueva York en 1906. Fue la primera prueba documentada.

El historiador Fred Egloff, indicó que Sydney Waldon, un empleado de la compañía automovilística Packard Motor, creó esta bandera en 1906. La diseñó para marcar los puntos de referencia utilizados en las citas automovilísticas integradas dentro del Circuito Glidden. Desde entonces, la clásica bandera se hizo tradicional. Competencia que se largaba, finalizaba con la insignia a cuadros.

Los reglamentos no son muy específicos acerca de su diseño. Es obligatorio que tenga el formato de un tablero de ajedrez pero no se especifica ni el número de cuadros, la manera de mostrarla o tampoco se impide poner logos en su interior. En la celebración de las 500 millas de Indianápolis de 1980, se agitaron dos banderas al final de la carrera y desde entonces se distingue por esa particularidad.

Pero también hay anécdotas sobre su uso. Sólo en la Fórmula 1 se produjeron varios incidentes. En el GP de la Argentina de 1978, el gran Juan Manuel Fangio fue el elegido para que diera por finalizada la prueba, que era dominada por Mario Andretti. Pero el Quíntuple se confundió de Lotus y le bajó la bandera a Ronnie Peterson, que marchaba quinto. Una vuelta después, volvió a agitarla, pero sobre el otro Lotus.

"Me confundí, es la única verdad, vi que el Lotus llegó, y a contraluz me pareció que era el número 6 y no el 5. Cuando me di cuenta, el error ya estaba hecho... solo pude verlos cuando salieron de la última curva para entrar en la recta de llegada, apenas unos segundos", dijo Fangio a la revista Corsa.

En 2002, en el GP de Brasil, quien la pasó mal fue el Rey Pelé. Michael Schumacher ganó la carrera, pero el astro del fútbol estaba distraído y no le bajó la bandera a cuadros. De todos modos, en esa oportunidad sí pudo oficializarse el total del recorrido, tal como estipula el artículo N°43.1 del reglamento deportivo FIA.

En 2018 sucedió algo similar a lo de Fangio en Buenos Aires. La modelo Winnie Harlow bajó la bandera antes de tiempo en el GP de Canadá, por lo que Sebastian Vettel ganó una vuelta antes de lo establecido, tal como estipula el reglamento en estos casos.

Curiosidades con la señalización que tiene significado universal. No se sabe bien su origen, pero si se sabe que da por finalizada toda competencia. La bandera a cuadros, el símbolo por excelencia del automovilismo.