La Otra Mirada: Una dinastía muy particular

Muchas familias, y varias de ellas exitosas, incursionaron en la Fórmula 1; sin embargo un clan no se destacó por los resultados. El video de La Otra Mirada

Dinastías en el automovilismo hay muchas. Familias que se dedicaron al vértigo y a la velocidad y estuvieron vinculadas a la Fórmula 1. Muchas fueron exitosas y se destacaron por sus logros. Pero no todos tuvieron la misma suerte.

Podríamos recordar muchas de ellas rápidamente. Los Hill (Graham y Damon) y los Rosberg (Keke y Nico) fueron campeones mundiales. Schumacher x 3 (Michael, Ralf y Mick), los Villeneuve (Gilles y Jacques) Jack Brabham con sus hijos Gary y David; ahora los Verstappen (Jos y Max), los Andretti (Mario y Michael), los Piquet (Nelson y Nelsinho), los Fittipaldi (Emerson y Wilson), los dos Hans Stuck, los Nakajima, con Satoru y Kazuki, los Palmer (Jonathan y Joylon) y los Magnussen (Jan y Kevin).

 


Pero también aparece la familia Winkelhock. Proveniente de Alemania, no se destacó por los grandes resultados. Todo lo contrario. Y el infortunio signó a esta dinastía que fue parte de la evolución de la máxima categoría.

Tres generaciones de los Winkelhock compitieron en la Fórmula 1 sin éxito. Joachim Winkelhock se destacó en turismos donde fue piloto oficial de BMW y Opel, obteniendo el Campeonato Británico de Turismos. Su hijo Manfred Winkelhock fue piloto oficial de Porsche y Ford en el Campeonato Mundial de Resistencia. Markus Winkelhock, hijo de Manfred, también disputó el DTM y el Campeonato Mundial de GT1.

Nacido en 1960, Joachim Winkelhock inició su carrera deportiva con los monopostos. Arrancó con la Fórmula Ford, aunque también participó en competencias de Renault 5. Saltó a la Fórmula 3 alemana. Tras conquistar el título, en 1989 llegó a la Fórmula 1. Participó de la sprimera 7 fechas de la mano del equipo Automobiles Gonfaronnaises Sportives. Pero no logró pasar la clasificación en ninguna ocasión y fue reemplazado por Yannick Dalmas. De ahí saltó a las categorías de Turismo y una década después ganó en las 24 Horas de Le Mans.

Su hermano mayor fue el primero en incursionar en la máxima categoría. Manfred Winkelhock había nacido el 6 de octubre de 1951. Participó en 56 Grandes Premios de Fórmula 1 entre 1980 y 1985 para las escuderías Arrows, ATS y RAM, consiguiendo un quinto puesto en el Gran Premio de Brasil de 1982 con ATS.

Con autos con techo prosiguió su carrera. Representó a BMW  y en 1991 la marca germana le pidió que diseñara un auto “a su medida”. De allí surgió el BMW E34 M5. Joachim Winkelhock, un auto similar al que había logrado la victoria en las 24 Horas de Nurburgring. La edición limitada constó de apenas 50 exclusivas unidades.

Aquel fue un reconocimiento de BMW a Joachim, que encontró la muerte en Canadá, el 12 de agosto de 1985. Falleció en plena competición durante la fecha de Mosport Park.1En la vuelta 69 estrelló su automóvil en la curva 2 del circuito canadiense.

Allí no se agotó la participación de los Winkelhock. Hijo del expiloto Manfred Winkelhock y sobrino de Joachim Winkelhock, Markus también es piloto y llegó a la Fórmula 1.

Nacido el 13 de junio de 1980, apenas tuvo una sola participación en la máxima categoría. Pero con una particularidad. Largó último y llegó a liderar el Gran Premio.

Piloto de pruebas del equipo Spyker, se le abrió la puerta de correr oficialmente ya que uno de los pilotos titulares, Christijan Albers, no continuó por la caída de un patrocinante. Y participó del Gran Premio de Europa, en 2007. Largó último y bajo una tremenda lluvia, quedó primero, ya que había largado con neumáticos para esa condición de pista húmeda. Durante 6 giros lideró la carrera en Nurburgring. Llamó la atención de todos. Tras la bandera roja, perdió esa condición, fue superado por casi toda la grilla y finalmente abandonó por problemas hidráulicos.

Fue su única intervención, aunque para las estadísiticas, quedó con el récord de mayor porcentaje de vueltas lideradas del total disputadas (6 de 14, 43%), aparte de ostentar un récord único de liderar en todas las carreras de Fórmula 1 en las que ha competido (1 de 1).

Parte del clan es Thomas, que corrió en DTM pero no llegó a la Fórmula 1. Ni siquiera se destacó en las categorías con techo, pero es parte de una dinastía particular, la de los Winkelhock. Una familia emparentada con el automovilismo alemán, que alcanzó la Fórmula 1. Con pena con la tragedia, sin gloria deportiva, pero con una tradición que se heredó por generaciones.