La postura de Aso ante el primer gran conflicto del Dakar

La organización del Dakar explicó por qué motivo objetó el quad de uno de los pilotos más conocidos de la categoría. Mirá lo que dijeron:

El Dakar todavía no comenzó oficialmente. Sin embargo, ya van sucediendo cosas importantes. Una de las principales noticias de las últimas horas fue la objeción que le hizo la organización de la competencia al quad de uno de los pilotos de mayor envergadura de la categoría. Juan Carlos Salvatierra no podrá estar presente en la carrera más dura del mundo con el vehículo que lo iba a hacer. Eso desató una gran polémica. Es más, el boliviano mostró toda su furia en las redes sociales. Horas más tarde de conocerse esta noticia, ASO explicó su postura sobre lo sucedido.

"Lo primero que es importante subrayar es que no rechazamos la participación de Juan Carlos a título personal. Él es un gran piloto, un campeón y un amigo del Dakar. Dicho esto, el quad con el que desea disputar el rally no es conforme al reglamento de la prueba, que precisa claramente que los vehículos inscritos tienen que ser accesibles a todo el mundo y, por tanto, producidos en serie", indicaron desde la organización.

La postura de Aso sobre la polémica con Salvatierra

El Barren Racer One 690 fue el quad que adquirió Salvatierra para este Dakar. Este vehículo era de Kees Koolen, cofundador de Booking y recordado por un fuerte cruce que tuvo con Carlos Sainz en el último Dakar. Pero como dice el reglamento no es producido en serie por eso fue objetado por la organización. Koolen le había prometido a ASO que esta unidad iba a entrar a ser producido en serie como pide el reglamento. Esto no sucedió y el incumplimiento del holandés hoy recae sobre las espaldas de Salvatierra.

“Nosotros le comunicamos al piloto nuestra posición el pasado 12 de octubre. Desde entonces, hemos hablado con él casi a diario. Le hemos dicho a Juan Carlos que era bienvenido, pero no con ese vehículo, algo que él no ha tenido en cuenta", agregaron los organizadores. Los que tomaron cartas en el asunto fueron los abogados del piloto, quienes afirmaron: "No le enviaron comunicación formal detallándole los puntos del reglamento que no cumplía. Ni siquiera hoy la organización le ha dicho cuáles son los motivos por los que no le permiten participar".

Con esta situación, Salvatierra no se da por vencido e intentará hasta el final poder disputar el Dakar 2019. Sabe que no lo puede hacer con el quad que tenía pensado y es por eso que está analizando alquilar otra unidad. La estructura que le podría abrir las puertas sería Honda Sudamérica.