La serie de TV que enojó a Enzo Ferrari, en La Otra Mirada

Una popular serie de TV utilizaba autos que simulaban ser Ferrari. Mirá cuál era la saga y qué decisión tomó Enzo Ferrari en La Otra Mirada.

Hubo una serie muy popular que marco tendencia y hasta provocó el enojo del gran Enzo Ferrari. por el uso de autos que simulaban ser italianos, pero no lo eran. Una historia tan particular como llamativa.

Muchos sostienen que el resurgimiento de Miami en la década de los años 80 obedeció, en buena parte, al éxito mundial de la serie Miami Vice, conocida aquí como División Miami. Acción, playa, físicos esculturales y autos y embarcaciones lujosos dominaban la escena.

Con sus sacos anchos Armani combinados con remeras color pastel, Don Johnson y Philip Michael Thomas encarnaban a los agentes policiales Sonny Crockett y Ricardo “Rico” Tubbs, quienes salían a la caza de peligrosos narcotraficantes en Miami Beach.

 


Más allá de las fastuosas embarcaciones, la acción también se encontraba en la ciudad, por lo que los dos policías conducían autos deportivos de lujo. Algunos productores de la serie afirmaron que en sus comienzos no hubo acuerdo para utilizar Ferrari. Y ante el obligado desembolso de unos 150.000 dólares para conseguir los vehículos italianos, no tuvieron mejor idea que simularlos.

Los protagonistas de División Miami conducían dos supuestas Ferrari: la 365 GTS/4 Daytona Spider y una Testarossa. Pero todo era ficción. Y los autos, no eran tales. La producción tomó dos Chevrolet Corvette C3, uno modelo 1976 y el otro, 1981. Sendos V8 con cajas automática, ambos equipados s, a los que les aplicaron paneles de fibra de vidrio para simular a los coches italianos. 

El éxito mundial de la serie fue arrollador. Miami resurgió por aquellos años y se potenció como destino turístico. Pero su trascendencia que cruzó fronteras llegó a Italia. Y allí, don Enzo Ferrari se enteró que las Ferrari que supuestamente se destacaban en la TV mundial, no eran de su factoría.

Enojado, Ferrari envió a Miami dos flamantes Testarossa en 1984 para sustituir a los vehículos impostores. De todas formas, la gestión tampoco fue sencilla. Los vehículos eran negros, pero la producción prefería blanco, no sólo para continuar con los anteriores, sino porque en las imágenes nocturnas, que eran muchas, se lucían.

A partir de allí, los dos agentes policiales aceleraban los autos del Cavalino Rampante. Aunque, a riesgo de los enojos de Il Commendatore, se usaba un tercer auto como muleto. Era un De Tomaso Pantera, camuflado, para las escenas de riesgo. Pantera fue el modelo más importante de los producidos por la marca fundada en Italia por un argentino: Alejandro De Tomaso.

Miami Vice, Corrupción en Miami, Vicio en Miami o División Miami. Con 111 episodios, la célebre serie puso a la ciudad norteamericana en el centro de la escena. El estilo Art Deco, los colores pasteles, la novedosa moda masculina, el lujo náutico y la exclusividad de los principales músicos de rock y pop de aquel entonces se unieron en un cóctel exitoso y vanguardista.

Más allá de las tendencias, División Miami aceleró con muchos autos. Quizá para el gran público, no hubo diferencias. Pero en el backstage se produjeron negociaciones, enojos y reacciones por esos vehículos deportivos que hasta provocaron el enojo del propio Enzo Ferrari.