Los helicópteros, movilidad fundamental para el Dakar

Desde el aire se controla la competencia. Si los helicópteros no vuelan, no hay Dakar. Cuántos son y qué función cumplen, Mirá el video.

Para quienes duermen en el campamento, hay un ruido que es imposible de eludir. El reloj no marca las 5 de la mañana y los motores de los helicópteros comienzan a ponerse en marcha. Allí es cuando el lugar se asemeja a un campo militar. Casi sin proponérselo, todos abren los ojos, más allá del corto período de descanso.

Los helicópteros son fundamentales en el desarrollo del Dakar. Sin ellos, no sría posible realizar la competencia, ya que la principal medida de seguridad depende exclusivamente de este tipo de aeronave.

 


La experiencia de subirse a uno de ellos y observar la carrera desde el aire es inigualable. Se detallan las diferencias, los problemas que tiene cada participante. Todo se ve desde el cielo. Hasta se tiene magnitud de la carrera: la inmensidad del desierto, la ubicación de los campamentos y el esfuerzo por llegar a destino día a día.

En total operan 7 helicópteros AS350B3, con características puntuales y bien precisos para esta actividad. “Estos aparatos son ágiles y de poco consumo. Y tienen la particularidad de poder descender en cualquier lugar. Esto es fundamental para bajar donde la necesidad lo requiera”, comenta Thomas Cef-Mayer, coordinador de operaciones del Dakar.

De los 7 helicópteros, 3 son los ”Medical” o denominados “Mike”, 3 #HTV”, que siguen el desarrollo de la carrera, y un “Delta”, es en el que el director del Dakar, Etienne Lavigne, sigue la competencia y abre la etapa para informar al PCO, donde se ubica el control de la prueba.

Los “HTV”, uno sigue a las motos de adelante, otro a los principales autos y el tercero va y viene con los competidores que no pelean por la victoria. Cada uno de estos tres lleva a los fotógrafos y a los camarógrafos que generan las imágenes que se ve tras cada etapa.

Al ser un Dakar más reducido este año, también se contrajo el número de helicópteros, ya que de los habituales 12 en funcionamiento en 2019 pasó a 7. La principal obsesión es el rescate de los accidentados o los que abandonan.

Y está claro que el momento más crítico de la jornada es cuando baja el sol. Al no poder volar los helicópteros de noche (o cuando hay niebla, por eso se postergan a veces los inicios de etapa), se despliega un servicio de rescate terrestre.

Un detalle que no pasa por alto es el consumo de los helicópteros. Para ello se dispone un total de 50 puntos de abastecimiento con cisterna, que agiliza el proceso de carga respecto del antiguo de barril.

El despliegue aéreo se apoya, en este caso en Perú, con dos aviones Spartan (origen italiano), como lo hacían los Hércules en la Argentina, en este caso para traslado de la organización. Los helicópteros complementan unas 500 horas de vuelo durante el Dakar. ¿Cuál es el costo? Se estima que cerca de 200.000 dólares por cada aparato durante toda la competencia.