¡Me haces bien!

Los jóvenes del TC 2000 tuvieron la oportunidad de seguir aprendiendo con los que más saben. Aprobaron el examen.

Una de las tantas canciones  que canta Alex Campos es “Tu amistad me hace bien”, y parte de la misma dice: “No hay alegría sin un buen sentido  No hay un abrazo que no quite el frío. En tu amistad me siento como un niño. En tu consejo yo regreso al nido”.

Ayer en el autódromo de Buenos Aires el TC 2000 realizó una carrera con pilotos invitados y las jóvenes promesas que integran la categoría pudieron aprovechar un fin de semana para seguir adquiriendo experiencia, justamente de quienes la tienen desde hace tiempo.

Para los chicos del TC 2000, que  están haciendo los primeros kilómetros en autos con techo, este tipo de competencias les viene muy bien. Aprenden, conocen, copian, observan a su invitado, reciben consejos y deben trabajar en equipo. Lo que se dice una fecha enriquecedora.

Durante las 42 vueltas casi no se cometieron errores  y los adolescentes  pudieron sortear el primer gran obstáculo que es sacarse rápidamente la presión de encima. No tenían ni tienen que demostrar nada, lo del fin de semana en el Gálvez era un curso, un curso para incorporar el mayor conocimiento posible y un curso intensivo para seguir avanzando en un camino nada sencillo. Quedó claro que la amistad les hizo bien, que la alegría tuvo un sentido, que le abrazo que se dieron todos les sirvió para quitarse el frío, y que los consejos que recibieron los hizo volver al nido para volver a empezar mucho más preparados.

Al finalizar la actividad los protagonistas del TC 2000 se fueron cantando tu amistad me hace bien, tan bien como los consejos que me das. Que se repita.