“No pienso bajar los brazos”

Néstor Girolami quedó muy relegado en el campeonato y aunque pareciera que deberá ayudar a sus compañeros de equipo a partir de ahora, no abandona la ilusión de pelear el título del WTCC.

Néstor Girolami se volvió de Nürburgring sin poder correr la segunda carrera, después de golpearse en el espectáculo inicial, y ya suma tres competencias sin cosechar puntos en el WTCC. El fin de semana pasado tuvo claros indicios de que sus compañeros en Volvo tienen prioridad a esta altura del campeonato y el ex campeón del Súper TC 2000 asumió su rol de escudero dentro del equipo oficial que lidera las posiciones de marca y tiene a Nicky Catsburg como líder y a Thed Björk en el tercer lugar. “Bebu” está noveno a 75 puntos de la cima, aunque no se resigna en la pelea: “No pienso bajar los brazos”.

En la clasificación del Nordschleife, Girolami especuló para buscar el 10° puesto con el objetivo de largar la primera carrera desde la pole, mientras sus compañeros salieron a pelear por los primeros puestos. Una señal clara del equipo en cuanto a las prioridades dentro de Volvo. “Colaboré con el equipo, porque hoy estoy lejos en el campeonato por distintas situaciones desafortunadas que me sucedieron en las últimas fechas. Si el equipo necesita de mi colaboración lo voy a hacer y trabajaremos para salir campeones”, afirmó el talentoso piloto de Isla Verde en diálogo con carburando.com.

 El ex piloto de Peugeot en la Argentina se refirió a la falta de resultados en la primera parte del campeonato del WTCC: “Tuve mucha mala suerte hasta acá. No hubo errores conductivos, ni del equipo. Que se rompa un extremo de dirección por un error de un piloto con mucha experiencia como (Robert) Huff, que se pasó en un frenaje, le pegó a mi compañero y este me pegó a mí, son cosas que están fuera del control de uno. Sí se pueden hacer elementos más robustos y resistentes, y en eso está trabajando el equipo. Después con (Tom) Chilton, su rueda delantera golpea con la trasera mía, y en lugar de romperse el auto de él –que hubiese sido lo lógico- se rompió el mío. Es increíble. Este fin de semana, se me pinchó la goma. Espero que se revierta la suerte”.

El WTCC cumplió cuatro de las diez fechas. De ocho carreras, Girolami no sumó unidades en cuatro. Todavía no llegamos a mitad de campeonato. Aunque soy consciente de la diferencia, yo voy a seguir trabajando para ser campeón mientras siga teniendo chances matemáticas. En esta categoría, 30 ó 40 puntos no son nada porque con un fin de semana malo perdés muchos puntos. En Nürburgring, Monteiro perdió toda la diferencia que tenía. En mi caso es un poco más difícil. A mí me llevan 75 puntos por lo que serían dos fines de semana en los que los de adelante no deberían sumar. De todas maneras, no pienso bajar los brazos”.