Ola de suspensiones en la industria automotriz

Varias terminales recortaron horas de producción y apelaron a la suspensión debido al stock de vehículos ante la caída de las ventas.

El enorme contraste que se advierte en la industria automotriz, de un comienzo de 2018 que aspiraba a ser récord histórico, a este derrumbe en las ventas de 0 km se traslada al ámbito laboral. Varias terminales dispusieron suspensiones de personal para aminorar la producción, debido al stock que la mayoría acumula debido al freno en las ventas.

Durante los últimos días, diversas empresas optaron por esta vía para paliar una situación difícil. En el caso de Honda, las plantas tendrán un freno considerable, ya que donde se producen las motos habrá tres semanas de inactividad, mientras que en Campana, de donde sale la HR-v, será de un mes.

En las últimas horas Renault se sumó a esta tendencia al frenarse durante tres días. En el caso de General Motors, que ya viene con medidas desde hace seis meses, viene suspendieondo un turno y continuará de la misma forma.

En el caso del Grupo PSA, que ya venía con la modalidad de achicar un día la actividad, detuvo la producción durante este mes, a la espera de desagotarse el stock de los vehículos que se producen en El Palomar, como Citroën Berlingo y C4 Lounge, al igual que Peugeot 308, 408 y Partner.

Fiat Chrysler Automobile (FCA) toma descanso los viernes, mientras que en el caso de Iveco sólo se producirán durante 10 días.

Para las automotrices, cada día cuenta. Los últimos feriados de carnaval y próximamente Semana Santa contribuyen a los días de inactividad en las plantas, a la espera de un repunte en el mercado automotor.

Por estos días, las diversas marcas lanzarán nuevos planes de financiación para atraer la compra de 0 km.