Pernía y la incomodidad que no pudo ocultar

Leo Pernía finalizó segundo en Rosario y sigue siendo líder del campeonato. Así y todo no se lo notó cómodo antes y después de la carrera

Dio la enorme sensación que Leonel Pernía no se fue de Rosario del todo contento. Más allá de haber terminado en el segundo lugar y que con cuatro fechas ya disputadas sigue siendo el puntero del campeonato, el piloto de Tandil no se mostró cómodo al final del domingo. Tampoco antes de las 25 vueltas finales. Daba la impresión que antes de largar ya sabía que, de no mediar inconvenientes en el auto de Facundo Ardusso, su destino estaba marcado para ocupar el segundo escalón del podio.

Para el equipo Renault era sumamente importante que Ardusso gane la carrera. No por una cuestión de favoritismo sino para aferrarse a lo que pide el reglamento de campeonato. "Para consagrase campeón del Súper TC 2000, el piloto deberá al menos ganar una carrera". Por tal motivo, la marca del Rombo se aseguró que sus dos pilotos tengan el triunfo en sus bolsillos.

Si lo miramos desde ese punto de vista, lo que hizo el equipo que maneja Marcelo Ambrogio fue lo correcto. Pero si nos ponemos del lado de Pernía también es entendible que se sienta molesto. Hasta la fecha de Rosario había logrado dos carreras y es el que ocupa el primer lugar en la tabla de posiciones. En el arranque del torneo Leo fue contundente y está convencido que el que pega primero pega dos veces. Pernía considera que en la primera parte ya sacó una ventaja como para que comiencen a respaldarlo.

Leer más: Renault no hace la plancha

El domingo el tandilense dependía de dos situaciones para cosechar su tercer triunfo en el año. Primero que Ardusso se detenga o cometa un error y segundo agarrarle la punta de la carrera en el momento de la largada. Si esto último hubiese ocurrido, la pregunta hubiese aparecido automáticamente. ¿Le hubiese devuelto la posición para que Ardusso se asegure la victoria? Como eso no paso la respuesta quedó para debatirse en un café y a modo de imaginación. Cada uno puede pensar lo que quiera.

Donde no había dudas era en el rostro del Tanito. En el podio y en la parte interna del mismo se lo notaba distinto. Su felicidad por el gran resultado no era plena. Dejaba notar que quería terminar con el procedimiento pos carrera lo más rápido posible para partir del escenario rosarino y poder cambiar de aire. Cabe destacar que ni bien se bajo del auto saludó a todos y agradeció como corresponde. En el inicio del 2019 Renault está ante un gran presente y es consciente que este tipo de cosas le pueden generar chispazos. Para no llegar a eso y para contener, la estructura tiene a Miguel Ángel Guerra.

Si bien es cierto que Pernía sigue siendo líder del torneo, el fin de semana Ardusso le descontó diez puntos. Eso lo logró con un auto que fue contundente y superior al resto en todo momento. Los Fluence GT del Team son extremadamente parejos y los pilotos lo saben. Es por eso, que de ahora en más, las clasificaciones jugarán un rol determinante para los protagonistas del rombo. Quien clasifique adelante sacará una ventaja clave.  

 


Leer más: Facundo Ardusso le descontó 10 puntos a Pernía