Será obligatorio en vehículos caja negra y alcoholímetro

A partir de 2022 en la Unión Europea todos los coches integrarán caja negra, alcoholímetros y asistentes inteligentes de velocidad.

Los legisladores de la Unión Europea no solo aprobaron medidas como la polémica reforma de copyright o el adiós al cambio de hora: también se ha aprobado un acuerdo provisional para introducir diversos sistemas de seguridad en los coches que se fabriquen a partir de mayo de 2022.

 

Entre los más novedosos se destacan una "caja negra" similar en funciones a la de los aviones, un sistema de control de velocidad inteligente que alerte de los límites máximos en cada tramo y hasta un alcoholímetro de precisión que no te dejará arrancar el coche si superas los niveles permitidos.

Pese a todas estas medidas de seguridad, los accidentes continuarán ocurriendo. Es por eso que la Comisión ha incluido la necesidad de instalar una “caja negra” en el coche; al igual que las de los aviones, este dispositivo se encargará de grabar todos los datos del coche para que puedan ser obtenidos en caso de accidente. Eso debería facilitar la investigación de las causas del accidente.

Velocimetro

La lista completa de funciones obligatorias para coches, en Europa es la siguiente:

Sistemas avanzados de frenado automático

Aviso de cambio de carril.

Control de velocidad inteligente.

Bloqueo con alcoholímetro.

Detección de sueño con aviso.

Aviso de distracción.

Señal de parada de emergencia (las luces de frenado tendrán que ser intermitentes en frenadas fuertes).

Cámaras o sensores de estacionamiento.

Grabador de accidentes (caja negra)

Además, la Comisión también ha presentado novedades para otros tipos de vehículos. Por ejemplo, las furgonetas, camiones y colectivos también tendrán que contar con un sistema de monitorización de presión del neumático, para detectar posibles deterioros o pinchaduras.

En algunos casos estas tecnologías ya se venden como opción en muchos modelos, y en otros supondrán el desarrollo de nuevos sistemas y la modificación de piezas usadas en la actualidad. Es por eso que la adopción de estas tecnologías se realizará de manera escalonada.

Las medidas forman parte del programa 'Europe on the move' y que están destinadas a salvar 7.300 vidas y evitar 38.900 lesiones graves entre 2020 y 2030 en la UE según las estimaciones. El objetivo a largo plazo es aún más ambicioso: para 2050, asegura el programa 'Visión Cero', se deberían haber reducido a cero las muertes y lesiones graves en rutas.