¿Tomamos dimensión del lugar que ocupa Pechito López?

La gran actuación de Pechito en las 24 Horas de Le Mans, la visible y la interna en Toyota, lo posiciona en un lugar privilegiado. ¿Lo valoramos realmente?

Los objetivos estaban claros en Le Mans. Toyota necesitaba como nunca el triunfo para imponer la tecnología híbrida, ese paso intermedio que, según la compañía de origen oriental, existe aún entre los vehículos convencionales y los eléctricos. Y fiel a su filosofía, descansan en el automovilismo deportivo para sostener la línea que sostiene en la industria, exitosa por cierto para la marca.

Las 24 Horas de Le Mans. Una de las tres competencias con mayor prestigio y trascendencia del planeta. Por tradición, por repercusión. Allí estaba los Toyota Hybrid, los grandes protagonistas de una competencia observada por más de 250.000 personas en el lugar y por el mundo que miraba esas 24 horas entre el sábado y el domingo francés.

 


Así como Toyota era protagonista, el magnetismo de esta edición pasaba por Fernando Alonso. El piloto de Fórmula 1 fue el hombre de estas 24 Horas de Le Mans. A tal punto que fue el único en brindar una suerte de conferencia de prensa oficial al bajarse del primer stint de la carrera. Todo pasaba por el español, que era uno de los conductores del Toyota N° 8, junto con Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima.

Leer además: Alonso, a Carburando: "En el Mundial voy por Argentina"

En el otro Toyota, el N° 7, estaba José María “Pechito” López. Junto con Mike Conway y Kamui Kobayashi. El piloto argentino compartió siempre su actuación en pista con Alonso en el otro auto. El N° 7 lideró más de la mitad de competencia.

Pero en la Argentina, realmente, valoramos el lugar que ocupa Pechito López? Tomamos dimensión de ese sitio de preferencia que hoy ostenta el cordobés? Se sabe que los medios hoy están hipnotizados por el Mundial. Que en un país como la Argentina todo se eclipsa por la gran cita futbolera. ¿Pero no hay valoración?

“Es impresionante estar en ese podio. Es el resultado más grande que viví dentro del automovilismo”, comentó a Carburando minutos después de celebrar el 1-2 de Toyota en Le Mans.

López hizo todo lo que tenía que hacer. Demostró que fue veloz. De hecho, logró el segundo mejor tiempo en carrera, con un registro de 3m17s980/1000, apenas 322 milésimas por encima del tiempo de Buemi. Se midió mano a mano con Alonso, que, por ser Alonso, se benefició en varios aspectos, como la utilización de neumáticos frescos, kilómetros de pruebas con el equipo y directivas en la misma carrera. Es lógico.

¿Qué ganó Pechito? Muchísimo. Es referente dentro del equipo. Compartió los stints con Alonso, a él le depositaron las más de 40 horas de ensayo en el simulador con el nuevo prototipo, el GR Súper Sport Concept. Aspectos que son tan valorables dentro de la rigurosa estructura japonesa como el triunfo hacia afuera.

Hoy Pechito se mide con Alonso, para muchos el piloto más completo. El propio piloto argentino se ganó la consideración del español, tanto en la pista como fuera de ella. A Carburando le confió Alonso que se cargan y bromean por sus respectivas selecciones en el Mundial, y que se retan a duelo en la Playstation.

 

El rostro y el tono de voz del cordobés minutos después de la competencia, cuando se detuvo a dialogar con Carburando a metros de la sala de conferencia, denotaba cierta bronca mezclada con la gran satisfacción del objetivo cumplido. Esa primera sensación es propia de un piloto que siempre quiere ir hacia adelante, que las ansias de ganar las mantiene intactas, más allá de conveniencias estructurales. Pero ahora, ya más descansado (“Dormí sólo una hora durante Le Mans y me desperté transpirado, mucha adrenalina”, confesaba Pechito en Francia), seguramente habrá tomado conciencia del triunfo logrado dentro de la estructura de Toyota.

En Spa-Francorchamps la tripulación de López cedió ante sus compañeros para que se llevara la victoria del incipiente campeonato mundial de resistencia (WEC). En Le Mans hubo aspectos similares. Queda mucho aún por delante. Y otra vez Le Mans para cerrar este mismo certamen, que por primera vez tendrá dos veces a la gran competencia francesa.

¿Valoramos realmente el lugar que ocupa Pechito? Pareciera que no. Si no se obtiene el título en la Fórmula 1 parece que el resto careciera de significancia. El piloto argentino demostró que está en el máximo nivel, referente con estos poderosos vehículos de 1000cv. El resto, ya no depende de él...