Turismo Carretera: La película que se grabó en Balcarce

Fue en el año 1967, se grabó en Balcarce y Arrecifes. Héctor Pellegrini fue su protagonista con el “Chueco” Fangio. MIRA LA PELICULA.

La historia, muy afín a los comienzos de Juan Manuel Fangio se rodó entre 1966 y 1967 en Balcarce y Arrecifes. Se trató de una gran producción que combinó grandes actores (algunos novatos por entonces), y pilotos profesionales del momento. En la cinta, las nacientes carreras de Héctor Pellegrini, Luis Brandoni, Dora Baret y María Vaner se combinaron a la perfección con las ya reconocidas de Marcos Zucker, Duilio Marzio, Tito Alonso, María Rosa Gallo, Nora Cullen y Jorge Rivera López. La revelación: una jovencísima María del Carmen Valenzuela. La producción era de Marcelo Simonetti y la dirección y los guiones estuvieron a cargo de Rodolfo Khun, reconocido cineasta argentino.

Turismo Carretera

En la historia, Paladino aparentemente feliz, con casa propia, amigos y novia, sumada a una gran pasión por los fierros y que, como puede, llega a correr en las categorías zonales con un autito propio, al tiempo se ofrece a oficiar como acompañante de un reconocido piloto de TC que también lo tiene como empleado. En medio de una carrera, el piloto se lesiona y Palladino pasa a manejar el coche. Gana la carrera y empieza a hacerse reconocido. Su ambición ahora es la tener su propio coche de TC. El problema es que toda esta situación lo aleja de su novia. El punto de la historia es que Palladino deberá decidir que quiere hacer. La trama se desarrolla a ritmo vertiginoso, pero deja libres muchos huecos en su relato.

Aunque la descripción costumbrista es excelente (las cábalas, los fanatismos, la vida de pueblo) y la fotografía color es una de las mejores de la década; da la sensación de que conviven molestándose recíprocamente dos films: uno, el del espléndido mundo de las carreras, los reportajes (hay un dossier que incluye notas a Oscar Alfredo Gálvez, Juan Manuel Bordeu, Juan Manuel Fangio, Carlos Menditéguy, Carmelo Galbato y Carlos Alberto Pairetti), la acción, el otro, convoca deshilvanadamente lugares comunes y personajes pueblerinos diseñados con mesura pero sin profundidad. De todas maneras, vale la pena ver esta historia que nos retrotrae a un Balcarce que quedó ya en el pasado.

Mirá la Película en este link

 


Colaboración Martín Rodríguez