Una noche de sobresaltos en el campamento Dakar

Un cisterna estaría contaminado y el combustible en mal estado habría provocado algún abandono. Los equipos vaciaron los tanques.

 Una noche de sobresaltos se vivió en el campamento Dakar de Wadi Ad Dawasir, donde los equipos trabajaban tras el cierre de la segunda etapa y se alistaba con miras a la tercera, con un “rulo” aquí mismo (largada y llegada en el mismo lugar).

El rumor se dispersó como reguero de pólvora, al sospecharse que un cisterna de combustible con impurezas habría generado roturas en algunas máquinas, incluso al punto de abandonar el Dakar. Tras algunas inspecciones, la organización habría instado a varios temas a vaciar los tanques y revisar los sistemas de combustible.

El caso más relevante, ya que se indicó que el causante fue ése, es el del piloto Andrew Short, de Yamaha. Al parecer, en su moto se habría detectado combustible con agua, lo que habría generado la rotura que originó el abandono.

El equipo FN Speed recibió la recomendación por parte de los comisarios técnicos para evitar problemas mecánicos en la etapa de mañana. Sus mecánicos incluso han encontrado impurezas en el combustible después de filtrarlo al conocer lo sucedido, según aseveró el diario Marca. En el caso de las motos y los cuatriciclos, deben cargar combustible en los puestos marcados en cada etapa, ya que la autonomía de los vehículos no permite completar la jornada.

La organización instala el servicio de carga en lugares que están marcados en la hoja de ruta de cada etapa. El combustible es provisto por Arabia Saudita.

En la foto de la nota, el argentino Franco Caimi, en la carga de combustible que hizo referencia Short.