Y ahora, la fiera es de temer

Leo Pernía ganó y se clasificó a la Copa de Oro. Su Torino está demostrando regularidad y contundencia. Sus rivales ya lo ponen en la lista de candidatos

La victoria lograda por Leo Pernía no fue producto de la casualidad. Fue producto de un largo y exigente trabajo que viene realizando el equipo Maquin Parts. Hace tiempo que el piloto de Tandil se siente con toda la confianza. Desde que se incorporó a la estructura, con sede en la ciudad de Venado Tuerto, el tandilense notó que ese era su lugar. Supo desde un primer momento que con dedicación, con esfuerzo y con seriedad, la victoria iba a llegar. Unos días antes a la carrera de Concordia, cuando uno dialogaba con Leo, el de Torino hacía sentir que el triunfo se podía dar en la novena fecha como se dio. “Estamos para ganar en cualquier momento y creo que se puede dar en Concordia. Sería ideal para entrar a la Copa con menos presión”. Su sueño se hizo realidad, Pernía se tenía una fe ciega y así fue. Ganó de una manera contundente.

Leer más: Pernía: "El auto me hace ilusionar para plear la Copa de oro"

Si repasamos el calendario hasta la competencia del domingo, el hijo del Tano Vicente Pernía estuvo en siete finales metido entre los ocho mejores. Quedó después de los diez en la carrera de Concepción del Uruguay (16º) y en Termas de Río Hondo (11º). Esto habla de la regularidad de su Torino. Sin dudas que quienes conocen a Pernía saben que ira por la etapa regular. No será fácil por la diferencia de puntos que le lleva Urcera pero fundamentalmente por ser, en Villicum, una carrera especial donde deberá largar desde el fondo.

Haber ganado ayer fue una inyección anímica para todo el grupo del Team. La presión por conseguir ese triunfo que pide el reglamento ya no estará. De ahora en más deberán mantener el nivel que vienen demostrando. Ahora su auto deberá cargar lastre pero lo bueno, para ellos, es que tienen una prueba disponible. Será clave para acomodarlo y saber cuales son las reacciones del Torino. En Concordia Pernía pegó el batacazo. Ganó, se clasificó para la Copa de Oro y ahora sus colegas lo miran con otros ojos. La fiera es de temer.

Leer más: La Copa de oro ya tiene siete pilotos clasificados