Ya están listos los dos motores de Ortelli preparados por Agut

Rody Agut ya tiene preparados los dos motores de Guillermo Ortelli. En cuestión de horas serán llevados por el equipo para probar en el rolo

En el taller de Rody Agut hay tranquilidad. Los dos motores que el equipo JP Carrera llevó en su momento, para que Rody los trabaje, ya están listos. Los mismos serán para Guillermo Ortelli.  Luego de un trabajo profundo las dos plantas impulsoras fueron hechas a nueva y ambas ya fueron chequeadas en el banco. “Se hizo un buen trabajo, somos optimistas y la referencia que tenemos es buena”, fue lo primero que manifestó el preparador en dialogo con Carburando.

Además del motor de correr se puso mucho hincapié en el motor suplente. En la prueba se lo notó bien. “Nos dejó conforme el rendimiento cuando lo probamos y está mucho mejor que cuando lo recibí”, señaló Agut.

Leer más: Ya tiene reglamento la última fecha de la etapa regular

A partir de ahora, la estructura que maneja Gustavo Lema lo estará retirando para llevarlo y hacer la prueba correspondiente en el rolo. Más allá de lo que muestre en la previa, la clave para el piloto de Salto es que funcione de la mejor manera en pista y midiéndose con todos sus rivales. Si había algo que lo preocupaba al saltense, hasta la última fecha disputada en Concordia, era el rendimiento de sus motores. Ortelli necesita clasificar a la Copa de Oro pero como lo manifiesta siempre lo quiere hacer de una manera competitiva. Con nueve fechas disputadas Guillermo está noveno en el campeonato y en la carrera a disputarse en Villicum, que será especial, deberá largar desde el pelotón del fondo.

 


En lo que va del año, el mejor resultado de Ortelli fue el segundo lugar que obtuvo en la fecha apertura que se corrió en Viedma. Esa final la ganó Facundo Ardusso. Si repasamos el historial de quien tiene siete títulos en el TC, el de Chevrolet hace 42 fechas que no gana en la categoría. La última vez fue, en octubre del 2016, en Concepción del Uruguay.

Leer más: Los tercios definirán la suerte de la etapa regular