El campeón más versátil, en La Otra Mirada

¿Podría un piloto ser campeón de Fórmula 1 y MotoGP? En todo caso, de ser así, ya no sería el primero. Mirá el video de La Otra Mirada.

El deporte motor ha dejado grandes nombres, a través de los memorables campeones y aquellos que hicieron historia desde los resultados o el carisma. La Fórmula 1 está signada por los enormes campeones, al igual que en el mundo de las motos. Pero pensar que una persona pueda conjugar lo máximo en ambas disciplinas, hoy seria impensado.

Sin embargo, la historia cuenta con un gran campeón, que se consagró en la máxima categoría del automovilismo, como así también en el mundial de las dos ruedas. John Surtees es el único piloto de la historia en salir campeón en la categoría reina de autos y de motos.

 


“Il grande Jhn”, como le decían los tifosi italianos, nació el 11 de febrero de 1934, en Tatsfield, Inglaterra. Su padre era vendedor de motos y un ferviente apasionado por la velocidad. El pequeño heredó ese magnetismo por la adrenalina y de chiquito aceleraba sobre las dos ruedas.

Con apenas 14 años participó en su primera carrera profesional, que ganó con contundencia, pero luego fue desclasificado al descubrirse su edad.

Dos años después entró a trabajar como aprendiz en la fábrica de motos Vincent y más tarde representó a la marca Noton,

Su talento llamó la atención de los italianos. En 1956 compitió para el equipo MV Agusta, con el que, en su temporada debut, se consagró campeón mundial en 500cc. Luego, ratificó su condición de “Figlio del viento” al repetir el título entre 1958 y 1960 en las categorías 350 y 500cc.

No sólo dominó las pistas, También se convirtió en el primer vencedor en ganar el Tourist Trophy disputado en la Isla de Man durante tres años consecutivos.

Con tantos 7 títulos y monarca en el mundo de las dos ruedas, finalmente se despidió con un promedio notable, ya que había logrado 38 triunfos sobre 51 competencias mundiales.

Mientras maduraba su retiro, paralelamente Surtees se sacaba el gusto de acelerar en Goodwood al volante de un Vanwall. Entusiasmado por sus muy buenos registros, se animó al ensayar con un Aston Martin DBR1.

Fue tentado para competir en automóviles, pero no quería sacar de la mira sus objetivos con las motos. Finamente en 1960, debutó en la Fórmula 1 y a lo grande, ya que se presentó en el Gran Premio de Mónaco. Con sólo 15 vuetas se rompió la transmisión de su Lotus 18. Esa carrera generó el malestar de MV Agusta. Y por ello no participó en las competencias siguientes.

Aprovechó en Silverstone para correr como local, y allí logró su primer podio, escolta de Jack Brabham. Pasó al equipo Yeoman Credit Racing Team en 1961 y luego corrió para Bowmaker-Yeoman Racing Team.

Todos habían puesto la mirada en “Big John”. Hasta el propio Enzo Ferrari,q e finalmente ganó la pulseada y se lo llevó en 1963. Y de inmediato se constató la excelente comunión entre piloto y equipo.

Logró su primera victoria en NÜrburgring. Y además se impuso en las carreras de Sport de las 12 Horas de Sebring y los 1000 Km de Nürburgring, ambos con una Ferrari 250 P.

Al año siguiente, llegó la consagración histórica de Surtees. Con la flamante Ferrari 158, el británico, con victorias en Nürburgring y en Monza, se proclamó campeón de la Fórmula 1, por apenas un punto de ventaja por sobre Graham Hill

Rey de las motos y de la Fórmula 1, continuó un año más en Ferrari, una temporada de transición entre cambio de motores. En 1966 corrió para Cooper Car Company. Y también se animó y tuvo su propio equipo de competición: el Team Surtees. Padeció un tremendo accidente en Mosport, Ontario, que le provocó la fractura de la pelvis, y continuó con su participación hasta la temporada 1973.

Gracias a todo el palmarés acumulado en su larga carrera, sería nombrado en 2008 Caballero del Imperio Británico.

La pasión que heredó de su padre se la trasladó a su hijo, Henry. Pero la tragedia golpeó a la familia del gran campeón. El joven piloto, con tan sólo 18 años, murió en un accidente increíble en una competencia de Formula 2 en Brands Hatch. Un neumático se desprendió y golpeó en la cabeza del piloto. Ese golpe originó el análisis de una mayor proyección para los pilotos, lo que derivó en el actual halo que se usa, entre otras, en la Fórmula 1.

Hasta sus últimos días, el gran John condujo la Fundación Henry Surtees para ayudar a los heridos con daños cerebrales causados por accidentes. El 10 de marzo de 2017 falleció en Londres.

Un caso único en la historia del deporte motor. Es impensado en la actualidad imaginar al monarca de las 2 ruedas consagrarse también en la cúspide del automovilismo. O viceversa. En su mejor momento, el gran Valentino Rossi coqueteó con la Fórmula 1 y hasta con Ferrari. Pero todo intento del italiano fue en vano.

John Surtees. El gran campeón de motociclismo que se animó y también se consagró en la Fórmula 1, con un récord muy difícil de igualar.