El Dakar se acortó y la figura de Sainz se agigantó

Carlos Sainz se recuperó y aumentó su ventaja a 17 minutos respecto de Al Attiyah. La 10ª etapa se acortó por una tormenta de viento.

El Dakar se recortó y Carlos Sainz se agigantó. El piloto español, con Mini, ganó la 10ª etapa, entre Haradh y Shubaytah, y logró una diferencia que pareciera ser definitoria en la categoría autos del Dakar 2020, en Arabia Saudita. La jornada terminó antes de lo previsto debido a los fuertes vientos que azotaron a la región.

Sainz se impuso y la mínima diferencia que había sufrido ayer por parte de Nasser Al Attiyah (Toyota), hoy se estiró notablemente, al alcanzar una ventaja de 18m10s respecto del qatarí, que se perdió con la navegación.

En el kilómetro 345 del especial, antes de la neutralización, la organización dio por terminada la etapa. "Estando ya movilizados la gran mayoría de los medios desplegados para garantizar la seguridad de los competidores y, debido al empeoramiento de las condiciones meteorológicas (fuertes rachas de viento), la Dirección de Carrera ha decidido interrumpir la 10ª etapa Haradh- Shubaytah a la altura del PK 345 (NEU OUT). Los competidores de todas las categorías continuarán hasta el vivac maratón por el tramo de enlace", indicó el comunicado oficial del Dakar

Más allá de los problemas que afectaron a Al Attiyah, Stéphane Peterhansel, compañero de Sainz, también se retrasó y perdió 12 minutos. Pero no fueron los únicos en tener inconvneintes. El español Fernando Alonso, de Toyota Gazoo Racing, sufrió un vuelco al comienza de la jornada, aunque pudo seguir en carrera, con algunos inconvenientes, ya que pinchó dos neumáticos y rompió el parabrisas. Terminó cediendo 1h17m y ahora se ubica en el 14° lugar en la general.

En tanto, el argentino Orly Terranova se mantiene firme en el 5° puesto de la clasificación general, tras ubicarse octavo en la etapa.

La 10ª etapa contaba con un recorrido especial de 543 kilómetros, pero se detuvo a 188 del final, sin desarrollarse el segundo tramo de velocidad. Desde allí, los competidores se dirigieron al campamento de Shubaytah, un aeropuerto en pleno desierto, donde allí se realiza la etapa maratón. Por lo tanto, no hay equipos ni asistencia, por lo que cada tripulación debe solucionar sus propios problemas mecánicos.

Para mañana, está prevista la 11ª etapa, con regreso al campamento de Haradh, donde cada equipo se unirá con sus competidores para continuar con el Dakar 2020, que finalizará el viernes en Qiddiya.

Foto: Crédito @ShakedownTeam