Fue amigo de Alboreto, ganó en TC y fue protagonista del TC 2000

Ángel Banfi se hizo amigo de Michele Alboreto, ganó una final de TC y fue protagonista del TC 2000 donde llegó a pintar el 3 con un Ford Sierra

Ángel Banfi nació en la localidad de Mariano Alfonso, en el partido de Pergamino, y siempre estuvo ligado al campo. Más allá de su actividad campestre tenía una pasión. El automovilismo. Le gustaba y deseaba correr. Se inició en los zonales y la vuelta de la vida lo fue poniendo en lugares de importancia. Manejó autos de Fórmula, diferentes vehículos de Turismo Carretera y fue protagonista dentro del TC 2000. Además corrió en Rally donde ganó el día que debutó. Acá parte de su historia.

Los inicios

“Yo arranque en lo zonales. Lo hice en el TC del 40. Corríamos en Pergamino, Salto, Gahan, Acevedo, Rojas y San Nicolás. Luego empecé a armar un TC del Oeste y antes de terminarlo se me cruza en el camino Tulio Crespi donde me invita a correr en la F2 Nacional. Le dije que sí y le entregué el TC del Oeste a mi hermano. Ahí es como me convertí en piloto de Crespi y surgió la posibilidad de hacer unas carreras en la F3 Internacional, que venía a la Argentina, en el año 79. Me anoté y corrimos las dos carreras que se hicieron. En Balcarce clasifiqué segundo y terminé tercero la final y en la de Bahía Blanca no pude clasificar. Esa final la largué último y llegué segundo. El triunfo fue de Popy Larrauri con quien pude entablar una amistad”.

Leer más: Rifaron una casa y compararon un auto de TC

La amistad con Michele Alboreto

“En la F3 corría Michele Alboretto y cuando vinieron a la Argentina se originó un problema con los organizadores, tema de plata, y ellos quedaron varados en nuestro pais. Fue allí donde les di dinero para que regresen a Italia. Después de eso quedaron muy agradecidos conmigo y comenzó una relación de amistad. Como en esa época no estaban los medios, como ahora, nos manteníamos en contacto vía correspondencia”.

Leer más: Manejaba un camión, tenía una estanciera y fue campeón de TC

El paso al TC

“Un día, cuando vuelvo a correr en TC del Oeste, faltó el mecánico que me armaba el motor y a mi lado estaba “Viruta” Bailo, que corría también, cuyo mecánico era Hugo Sainz de Salto. En esa jornada, en la serie, tuve un problema con un balancín y ellos me lo arreglaron. Ahí nos hicimos amigos y me empezaron armar el auto. En viaje a una carrera de San Andrés de Giles dijimos si ganamos el domingo hacemos un Turismo Carretera. Ganamos y encaramos el proyecto”.

Arrancan con Un Chevrolet.

“En el TC empezamos con un Chevrolet que armamos totalmente nuevo con mecánica de Hugo Sainz y un grupo de amigos. El auto me lo regaló Guillermo Barragan a cambio de que le llevemos la publicidad. Debutamos en Tandil y largué último junto a Hugo Mazzacane que también debutaba. En la serie me marcaron que venía bien y por entusiasmo aceleré más de la cuenta y me pegué un palo tremendo. No sirvió más”.

Leer más: Fue bancario, corrió en TC e hizo volcar a Martínez Boero

El 17, el más visto

“El Chevrolet Nº 17 fue el auto que más me marcó y el que más figuró en las revistas porque ese año fue bueno. Ese vehículo andaba muy bien pero se le rompía bastante el motor”.

La Pampa, el elegido

“Ganamos una carrera para no ganadores y debutantes. Fue en el autódromo de Santa Rosa. Ese año anduvimos bien y pintamos el 7. En el Gran Premio de La Pampa también funcionamos bien ya que terminamos en el cuarto lugar”.

El conflicto

“Un día me di cuenta que al motor no le cambiaban los elementos. Se compraban nuevos pero iban a parar a otra parte. Me disgusté con un mecánico y me retire del equipo. Me llevé el auto al campo y ahí lo dejé”.

La llegada al TC 2000

“Cuando me pasa eso en el TC me fui a Buenos Aires y arregle con los Del Campo para correr en TC 2000 con una Ford Sierra. Fue en el año 1986. Tuve la suerte que el auto no se paraba, sumábamos, y salimos tercero en el campeonato. Para mí fue un logro porque yo no era oficial como Juan María Traverso y Mario Gayraud. Después fui con “Coco Bamse” pero el auto fue muy irregular y no pude defender o mejorar el número 3”.

El regreso al TC

“Estaba en el campo y llega gente de Salto a preguntarme si quería volver al TC. El auto era del Flaco Menéndez pero había un problema. Estaba el mismo mecánico que me había hecho dejar antes. Le dije que no pero me convencieron. Probamos el auto y estábamos lejos. Fuimos igual a correr e hicimos sapo. Ahí paramos un par de carreras y reiniciamos cuando le encontramos la vuelta. Fue en San Lorenzo donde veníamos peleando la punta y volqué. Di como siete vueltas. Me comí una mancha de aceite y fui contra la tierra. Una vez recuperados fuimos a La Plata y terminé segundo detrás del Castellano. Después fuimos a Balcarce, hice la pole, y en la final llegué tercero porque se me pinchó una goma. Después otra vez problema con el mecánico y me fui alejando del TC”.

Anécdota: Me tocó, lo toqué

“En una carrera de Buenos Aires, cuando venía sexto, el Chango Fernandino me tocó a la salida del curvon Salotto y me hizo despistar de manera tremenda marcha atrás. No dije nada pero el automovilismo das revancha. Después en una carrera de 9 de Julio el hombre venía descuidado, lo toqué, y lo tire. En esa época había códigos y no se discutían estos temas. Éramos ásperos”.

Fue a cobrar un cheque y corrió en Rally

“Un día fui a un Banco de la ciudad de Rojas, a cobrar un cheque, y uno me dice “vos manejarás bien en TC y TC 2000 pero no te animás a un Rally”. Le contesté que me animaba pero no tenía auto. Recuerdo que fue un jueves. Me consiguieron un Renault 18, lo trajeron el sábado, y el domingo gané. Había llovido y se había hecho mucho barro. Aproveche eso. En esa época corrían el Flaco Traverso y Carlos Menem. Fue increíble. A partir de ahí corrí todo ese año”.

Otra vuelta por el TC y un golpe duro

“Surge la posibilidad de correr un Ford preparado en Lincoln, que lo armaba Palazzo, pero no pudimos hacerlo funcionar. No fueron buenos los resultados. En ese tiempo yo pierdo un hijo, por un accidente, y mi vida cambió. Más tarde subí a otra Chevy, de Hugo Cutini, hice un par de carreras pero llegó el corralito y ahí deje todo”.

Leer más: Manejaba un Gordini, pasó al TC y ganó una clasificación

Su paso por el deporte motor

 “El automovilismo lo hice siempre por hobby y nunca lo mire como negocio. Lo disfrute y tuve la oportunidad de conocer mucha gente. Siempre quise progresar y aprender". Al cierre de la entrevista, quien cumplió hace días 68 años, manifestó: “Hoy sigo extrañando las carreras y si pudiese correr de nuevo lo haría”.