La Otra Mirada: ¿por qué el León tiene números?

La historia de Peugeot, una marca que comenzó cuando no existían los autos, el León fue su imagen y se identifica con números. El video de La Otra Mirada

Comenzó como una tarea familiar trabajando el acero y fabricando sierras. Se dedicó a los relojes, molinillos para café, saleros y pimenteros y se hizo mundialmente conocido por sus autos, pero con una particularidad: El 0 en el centro. Ahora bien, ¿por qué el León tienen números?

Jean-Pierre Peugeot, inquieto y muy laborioso, trabajaba con sus hijos Allá en los inicios del Siglo 19. Se unió con Jacques Maillard-Salins, miembro de una prestigiosa familia de relojeros, para crear una pequeña empresa dedicada a trabajar el acero. Así comenzó una serie de sociedades para diversos fines, pero siempre la familia Peugeot mantenía el nombre de las empresas.

El León siempre representó a Peugeot. ¿Por qué el animal representó aquellas fabricaciones y se mantuvo con los automóviles? En aquel momento, la compañía se dedicaba a la fabricación de sierras, que eran famosas por ser resistentes, flexibles y rápidas al corte, por lo que se creyó que un león se convertiría en el animal perfecto para representar ese producto.

 

En 1886, Armand Peugeot y su primo Eugene probaron suerte con la producción de bicicletas. Y 4 años después, y con la colaboración de Gottlieb Daimler, sacó al mercado el Type 3, un coche de cuatro plazas con asientos orientados hacia el interior que alcanzaba los 18 km/h.

Eugene, que no parecía ser un visionario, se alejó del proyecto. Y Armand fundó Societá des Automóbiles Peugeot, con la misión exclusiva de fabricar automóviles y bicicletas y no meterse en el emprendimiento de su primo, que se dedicó a la confección de máquinas de coser.

Armand presentó En 1889, en la Exposición Universal de París, el primer automóvil Peugeot: un triciclo de vapor (no comercializado), realizado con el ingeniero Léon Serpollet.

El inicio del Siglo XX tuvo al automóvil como estrella de la industria. Si bien Armand presentó en 1904 un modelo que fue furor y hasta se llegó a exportar a Gran Bretaña, el pacto familiar se rompió, los hijos de Eugene también fabricaron autos y tras varios conflictos, finalmente en 1910 se creó la Sociedad de Automóviles y Bicicletas Peugeot. Los modelos de la época se denominaban BeBe.

En los años siguientes se desarrollaron vehículos con la denominación Sport Type 172, 177, 183 y 190. Cuando se concretó el 201. A la marca le gustó que sólo se mencionara el número del proyecto y así quedó.

Cuanta la leyenda que el 0 en el medio era para ubicar el agujero donde se colocaba la manivela para darle encendido al vehículo. Como historia suena atractiva, pero no es así.

Al definirse que sólo se registraba el número como modelo, Peugeot decidió utilizar tres dígitos, pero siempre con el 0 en el medio, por lo que patentó la idea.

Así, Peugeot definió al primer dígito para que hiciera referencia al tamaño o segmento del coche. El segundo, siempre es un 0. Y el tercero indica la generación de cada modelo. De esta manera el 1 se utiliza para los pequeños utilitarios de segmento A, el 2 para los utilitarios de segmento B, el 3 para los compactos de segmento C, el 4 para las berlinas de segmento D... y así sucesivamente.

Un caso emblemático es el 200: el 202, que nació en 1938, 203 en 1948, 204 en 1965, 205 en 1983, 206 en 1998, 207 en 2005 y 208 en 2012 y que ahora se renovó.

En los últimos años, con los modelos de los nuevos segmentos, se crearon nuevas series insertado dos ceros en medio, y así surgieron los 1007, 2008, 3008, 4007, 5008, etcétera.

De todas formas, Peugeot cuenta con algunos modelos que no poseen número. La vieja y querida Partner, utilitario por excelencia, es prueba de ello. O el deportivo RCZ y el eléctrico iOn, entre otros.

Hay un caso curioso. Otra marca tuvo que modificar su idea original para bautizar a un modelo emblemático. Cuando Porsche creó un deportivo en 1963 con mucha expectativa, el proyecto nació como 901. Pero Peugeot, al tener patentado el 0 en el medio, obligó a la casa alemana a cambiarlo. Y así surgió el 911.

La historia de Peugeot. El León sobrevivió a tres siglos. Cambió su look de acuerdo a las modas, y hasta tuvo su imponente estirpe en el Salón de Ginebra, con una figura de más de 12 metros, para reafirmar su vigencia. Y el 0 en la trompa de los vehículos, como sello distintivo de Peugeot.