Motociclismo: ¡Están locos!

Arrancó el Superbike Argentino en el autódromo Oscar Cabalén de Córdoba, un evento que muchos no estaban acostumbrados.

Ver un auto en la recta de un circuito pasar a 200 kilómetros por hora llama la atención, pero una moto, es mucho más espectacular.

Duramente mucho tiempo Carburando solo se dedicó al automovilismo, pero desde el 2019 sumaron el Superbike Argentino, un campeonato nacional con muchísima tecnología y con pilotos de nivel internacional.  

El espectáculo que brindaron todas las categorías fue increíble, con 15 cambios de punta en la Yamaha R3 Cup y con peleas constante entre los ocho primeros en la MotoAR1 y MotoAR2. Pero lo que más me sorprendió no fueron las competencias.

La preparación y el entrenamiento que tienen los pilotos es único, debido al esfuerzo físico que realizan los pilotos arriba de sus unidades. Cada equipo esta muy bien armado en cuanto a trabajos en los talleres, indumentaria y boxes.

Una de las cosas que más llamaron atención, fue la potencia de las motos de 1000 centímetros cúbicos (200 kilos y 200 cv) cuando iban en la recta, que tenía que poner la quinta marcha para poder bajar la rueda delantera y que no les haga “Willy”, a pesar de que tiene “Anti Willy”.

Por donde se la mire es una categoría que tiene cosas positivas y para los que estamos acostumbrados a ver carreras de autos, el motociclismo transmite muchísima más adrenalina, ya que el parche de contacto con el piso es mucho menor y no tiene problemas para ir a la par en una curva a más de 200 kilómetros por hora. Además, en Alta Gracia llegaron a 305 de velocidad final.

El entusiasmo de lo nuevo y la primera fecha todavía sigue, ahora quedará esperar al 21 de abril para ir a la segunda fecha en San Nicolás. Algo que hoy, parece muy lejano.