Neumáticos temporales: Andar poco y despacio

Neumáticos temporales: te sugerimos que revises qué tipo de auxilio trae tu coche. Si se trata de un neumático temporal, no dejes de leer este informe.

Estas ruedas temporales tienen dos limitaciones primero el kilometraje limitado (ejemplo 80 km) y segundo la velocidad limitada (ejemplo 80 km/h), la razón de todo esto se debe a que no resisten ni más distancia ni más velocidad.

Los riesgos de viajar con la rueda de auxilio temporal es que cuando llevamos tres ruedas de un mismo tamaño en la banda de rodamiento y una cuarta que no tiene nada que ver, estamos perdiendo la simetría longitudinal deseable en cualquier vehículo. Por lo tanto también es conveniente que ese neumático temporal no se coloque en el tren que se encarga de la motricidad del auto por una obvia cuestión de seguridad.

  • Te puede interesar: 1898 - La primera carrera de autos la ganaba un eléctrico
  • AuxilioSi colocamos el neumático temporal notaremos que el auto no se mueve como siempre y eso es señal inequíca de que estamos circulando en situación de excepcionalidad.

    Velocidad:  No excederse en la marcha hacia la estación de servicio o la gomería, una rueda concebida para rodar a una cierta velocidad entra en crisis,   si se sobrecalienta como consecuencia de haber rodado a más kilómetros por hora de los marcados por el fabricante.

    Distancia: Si el fabricante del vehículo indica que no podemos recorrer más de 80 km. con esa rueda,  es que no podemos recorrer más 80 km. sin comprometer seriamente nuestra seguridad.

    Consecuencia de rodar más distancia o a más velocidad: Se tomará como imprudente nuestra conducta (conducta temeraria), por lo tanto, en caso de accidente, nosotros responderemos por las consecuencias jurídicas lo que significa que el fabricante y seguramente la compañía de seguros no tendrá responsabilidad alguna.

    Es importante saber que sentirás en tu auto menos adherencia, que puede “tirar” hacia el costado y deberás tener mucho cuidado al momento de frenar.

    Menos adherencia

    Al ser más delgada, la rueda tiene menos agarre, de modo que el coche pierde seguridad, principalmente en curvas. Esto se notará rápidamente en las curvas del lado contrario a donde se encuentre colocada la rueda. Lo que se recomienda es aminorar la velocidad y girar el volante de forma progresiva. Demás está decir que se debe aumentar la precaución si el asfalto está mojado o sucio.

    “No va derecho”

    Lo que el conductor puede llegar a percibir cuando la rueda temporal se encuentra ya calzada, es que el volante tiende a no ir recto. Esto se debe a la desproporción con respecto a los otros tres rodados originales; en la práctica, lo que se percibe es que el coche tienda a ladearse hacia el lado donde se encuentra el neumático de repuesto.

    Ojo con la frenada

    Finalmente las frenadas se verán comprometidas por la menor superficie de contacto (más si la rueda delgada se coloca en el tren delantero). Por ello, se recomienda anticipar la frenada para no exigir al sistema. 

    Los ruedines temporales dicen tener un límite de 80 km/h, pero hay acuerdo generalizado que a más de 60 km/h, el auto en el que está colocada, se vuelve muy inestable, por eso es importante ante la eventualidad de tener que utilizarlo….conducir con mucha prudencia.