No caigamos en la tentación

Se hizo común que los pilotos y los comisarios deportivos intercambien opiniones por maniobras o sanciones vía twitter, entrando en un terreno mediático poco productivo.

Desde la llegada de las redes sociales las cosas cambiaron. Entre ellas la actitud de la gente, el comportamiento de la misma, las formas de decir las cosas y la manera de expresarse. Hasta acá todo fantástico, pero el tema es cuando esas redes te atrapan  y te llevan, muchas veces, a no poder manejar el impulso de decir ciertas cosas. Hoy por ejemplo, en twitter , en infinidad de oportunidades se dicen cosas sin filtros y la guerra mediática nos hace transitar por un camino que puede ser peligroso.

Nuestro mundo, el del automovilismo, no quedó ajeno a este presente y está a la vista que el canal de comunicación para los pilotos es twitter. Ahí comentan su parecer de las cosas y muestran su vida. Nada anormal. El tema es cuando utilizan este canal para realizar una crítica o un desacuerdo, en este caso con los comisarios deportivos, en vez de ir al dialogo directo.

En la carrera pasada del Súper TC 2000 se llevó a cabo un cruce entre Manuel Mallo y las autoridades de la prueba. El piloto de Chevrolet disparó irónicamente contra ellos y ellos no se hicieron esperar. Error de ambas partes. En primer lugar porque todo piloto tiene las puertas abiertas del camión de la CDA para realizar todo tipo de consulta o protesta. Si bien después puede dar su opinión donde crea conveniente, siempre es bueno hacerlo de manera respetuosa. Independientemente de la edad, del cargo, del puesto o de lo que sea, el ser humano debe ser respetado.

Quienes actúan como comisarios deportivos, hoy ex pilotos pedidos por los pilotos, también tienen que ser respetado y viceversa, y tampoco deben caer en ese error de escribir y contestar por esa vía. Ellos también se equivocan respondiendo por twitter. En este ambiente nos conocemos desde toda la vida y en la vida para entenderse nada mejor que el dialogo. No caigamos en la tentación.

Acá el ida y vuelta entre el piloto y las autoridades: