No se rindieron y le pusieron picante a la final

El Picante Matías Rodriguez y el equipo Midas no se rindieron después de un viernes y un sábado complicado. Con inteligencia ganaron el domingo

Todo indicaba que la segunda final del año para el Top Race iba a quedar en manos de Agustín Canapino. El máximo referente de la categoría había logrado el sábado la pole Nº 50 y su plan en carrera venía funcionando de mil maravillas. El Títan, durante el desarrollo de las vueltas, supo contener a Matías Rossi y al campeón Franco Girolami. Sorteado eso y la recarga de combustible, el equipo Sportteam ya pensaba en una nueva victoria y en seguir haciendo diferencia en el campeonato. Pero si hay algo que tiene este formato de competencias es que no hay que descartar nada hasta último momento y que siempre puede haber un plan mejor. Ese plan lo ejecutó el equipo Midas. Es verdad que a medida que fue transitando la carrera tuvieron que ir modificándolo. También de eso se trata. De ser rápidos abajo del auto. 

Matías Rodríguez había largado desde el puesto 11º. Su fin de semana no arrancó para nada bien. El viernes no pudo girar porque el motor de su auto no se pudo poner en marcha. El sábado clasificó mal y su bronca se notaba. Se bajó de su auto y buscó refugio en la casilla para no ver a nadie. Tenía que sacarse esa bronca solitariamente. Paso el tiempo, la tranquilidad se fue recuperando y comenzaron a pensar en las diferentes estrategias. Rodríguez sabía que no podía bajar los brazos. Mucho menos en un escenario donde ganó largando desde boxes.

Leer más: "Fuimos cambiando la estrategia para intentar ganar"

El domingo todo fue distinto. Tanto el equipo como Matías sabían que nada estaba perdido y se prepararon para dar batalla desde el fondo. La recuperación fue de menor a mayor y a medida que iban pasando las vueltas, y todos habían hecho la parada obligatoria en boxes, el Picante le fue poniendo un sabor especial a la parte final de la carrera. Las calculadoras no daban abasto para sacar cuentas y diferencias. El Sportteam miraba de reojo y el Midas comenzaba a frotarse las manos.

En la vuelta 17 llegó el pedido del equipo a Rodríguez para que ingrese a boxes. Era el momento clave y lo fue. Cuando regresaron a la pista le salieron adelante a Canapino y le ganaron la carrera. El triunfo del piloto de San Isidro fue increíble y le llega en un momento justo. Le hace muy bien a el y a todo el Midas. Ayer Matías Rodríguez le puso pimienta a la segunda fecha y se prendió en el campeonato. Con su victoria dejó demostrado que nunca hay que entregarse y que con trabajo, sacrificio y dedicación se pueden lograr los objetivos.       

Leer más: Las cinco victorias de Rodriguez en el Top Race