Patrullero, deportivo y recuperado del delito

El dueño de un Audi R8 que el año pasado realizó trompos en diferentes lugares de la Capital Federal, acordó con la justicia entregar la unidad.

Hizo trompos un domingo a la madrugada en Avenida Juan B. Justo y Santa Fe (Palermo, Ciudad de Buenos Aires) con un bestial Audi R8 rojo en mayo del año pasado y se lo incautó el Estado. Se  trata de un vehículo estrictamente encuadrado en la condición de deportivo y su motor – según la versión dispone de 450 a 550 CV. Es el más potente de los motores de la serie Audi y su valor es cercano al medio millón de dólares.

audiLuego del episodio, denunciado por una testigo con identidad protegida, participaron de la investigación la División Exposiciones de la Policía de la Ciudad y del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad (CIJ). El operativo incluyó la intervención de líneas telefónicas, allanamientos, seguimientos y entrevistas con la ONG Madres del Dolor, “que reciben denuncias con información que podía ayudar con el caso, entre otras acciones”. Diez meses después, el auto que había sido repintado por su dueño de color blanco, volvió a salir a la calle pero como patrullero.

La noticia fue confirmada  por la cuenta de Instagram @emergencias_argentinas, que publicó una foto de la unidad con la leyenda "salió a la calle nomás".

En la misma se la observa ploteada como los vehículos oficiales de la Policía de la Ciudad. En la puerta se aclara que es un "vehículo recuperado del delito".

El vehículo no realizará tareas de patrullaje ni persecuciones. Se utilizará exclusivamente durante exhibiciones y eventos de distintos tipos organizados por la Policía de la Ciudad.