“Si América no es favorable para el Dakar, evaluaremos opciones"

Etienne Lavigne, director general del Dakar, afirmó que no habrá un solo país en 2020 y que si el panorama no es favorable, se evaluarán otros continentes.

Fue quizá la temporada más dura para la organización del Dakar. No fue fácil la realización de la edición 2019, que fianlmente terminó sólo con Perú como anfitrión. Para ello, el director general de la competencia, el francés Etienne Lavigne, se refirió a esta situación: “La realidad indica que la formación de esta carrera fue compleja, con dificultad. Fue un año difícil. Por suerte tenemos un buen nivel de participación, un recorrido fantástico. Más corto que lo acostumbrado, es cierto, con 10 etapas, pero muy difícil. Pero será muy intenso, porque será intensa en los primeros kilómetros”.

Sobre Perú, Lavigne indicó: “Este país ofrece una geografía excepcional, con 10 etapas de arena y dunas. Es el ADN del Dakar. Estoy seguro de que tendremos 10 días de alta intensidad”.

Mientras la mayoría habla de la importancia de la navegación para esta competencia sobre la arena peruana, Lavigne destaca otras características: “No sólo la navegación será importante. Hay tres condiciones indispensable: primero, una buena condición física, porque el terreno es muy difícil. Hay que enfrentar a las dunas. La segunda es la capacidad de manejo en la arena. La alta velocidad puede ocasionar problemas, por lo que hay que ser muy cauteloso. Y la tercera es la navegación, porque es muy fácil perderse en las dunas”.

A partir del Dakar 2019 se instala el sistema de reenganche para autos y camiones. Lavigne explicó por qué se lo implementó: Esto permite a los amateurs volver a la competencia. Para ellos es un gran compromiso económico y deportivo estar en el Dakar, y le da la posibilidad de otorgar otra chance. Y para los pilotos y equipos tops pueden hacer lo mismo, pero sin salir entre los primeros 30 al día siguiente”.

Para conocer algo más sobre el recorrido entre Lima y Tacna, el director general de la prueba adelantó: “El Dakar 2019 alternará dunas y arena. Es decir, fesh fesh, pero también habrá terrenos rápidos. En San Juan de Marcona habrá varias etapas, algunas con montañas de arena, otras con diversas dificultades. Alternamos todo lo que hay aquí en Perú”.

La ansiedad va más allá de la carrera y ya se habla de lo que puede deparar al Dakar para el próximo año. Lavigne otorga algunas pistas: “Para 2020 no será sólo Perú otra vez. Es muy importante que el Dakar vuelva a pasar por varios países. Pero estamos en un tiempo de incertidumbre para el futuro de la competencia. Una vez que termine este Dakar, evaluaremos las posiciones de los países sudamericanos que ya son dakarianos para saber qué determinan sobre sus participaciones y tomaremos una decisión. También examinamos alternativas en otros puntos, como África, por si el panorama no es favorable en América”.

Las versiones indican que Chile se adelantó a las negociaciones y ya habría ofrecido el punto de largada. La Argentina siempre está entre las posibilidades y toma fuerza Paraguay,, que habría mostrado sumo interés en sumarse nuevamente a la competencia.