Van Keulen analiza el Superbike Argentino: "Es un año de transición"

Unos de los históricos del motociclismo nacional habló de la realidad del certamen y de sus expectativas para la segunda fecha.

El Van Keulen Racing es uno de los equipos emblemáticos del Superbike Argentino y se prepara para la segunda fecha del calendario, que se corre el próximo fin de semana en el autódromo de Buenos Aires. Su titular, Roberto Van Keulen, habló con Carburando y contó cómo es la realidad de la estructura afincada en Chacabuco.

“Estuvimos entrenando en San Nicolás con todos los pilotos, excepto con Nicolás Crexell y Hernán Buezas. Giramos con Germán Martínez, Fernando Nanfaro y Gerardo Crisafuli, mientras que Lautaro Espejo se sigue recuperando de su lesión en la clavícula derecho, por lo cual se perderá esta fecha también”, manifestó Van Keulen de forma inicial.

Leer más: Un paso atrás para tomar impulso: Nahuel Santamaria vuelve a R3

Además, profundizó sobre la dolencia que aqueja a Espejo, quien se perderá su segunda carrera consecutiva. “En la caída que tuvo en la primera fecha del Sanjuanino tuvo un problema en el hombro derecho y la cuestión principal pasa por los ligamentos. Así que lo vamos a tener un tiempo más inactivo. Igualmente la idea es que empiece a moverse arriba de una KTM 390 para que comience a tomar ritmo”, explicó.

En tanto, el “Holandés” hizo un análisis del año que comenzó el Superbike Argentino. “No podemos mirar mucho hacia adelante, pero creo que se están haciendo bien las cosas. Sergio Espejo con Ajemov está llevando adelante todo de forma muy prolija. Ahora tenemos que ver cómo viene la segunda fecha porque es todo nuevo, creo que vamos a tener un año de transición. Tenemos que rever muchos temas en el aspecto económico porque la pandemia nos afectó muchísimo. Igualmente esperamos poder hacer un mejor evento este próximo fin de semana porque el arranque fue muy complejo”, señaló.

Leer además: Tiene 10 años y debutará en el Superbike Argentino

Además, describió cómo fue el impacto de la pandemia de Covid-19 sobre su escuadra. “Lo que se perdió el año pasado no se recupera más. Yo vivió en un 90% de las motos de carreras y me tuve que reinventar. Abrí nuevamente el taller a la calle en Chacabuco, pero el trabajo era poco porque el movimiento también era escaso. No te digo que la vi muy fea, pero si tuve que reajustar mi económica para poder pasar todo esto. Cuando se habilitaron las pruebas, empezamos a mover muy de a poco la cuestión financiera y en parte nos pudimos acomodar”, comentó.

Por último, Van Keulen destacó la importancia de reinventarse después de un panorama incierto. “No creo volver a cerrar el taller de motos, lo que sí hablaré con los clientes para que me entiendan cuando hay carreras. Sino tendremos que meterle el doble de horas de trabajo. Las motos de carrera son lo primero y en el tiempo que queda me dedicare a la mecánica de calle porque en este contexto no se sabe que puede pasar y la realidad es que no quiero volver a penar si se vuelve a cerrar todo”, concluyó.