Cuando sacar la careta desde la cobardía no suma

Una nueva denuncia anónima generó polémicas en el mundo del TC y las dudas se pusieron a la orden del día. En esta oportunidad fue el el TC Mouras.

El adjetivo cobarde suele aplicarse en aquella persona que carece de valentía para enfrentar una acción de riesgo, o para enfrentar una situación que lo lleva a un desafío complejo. También se puede decir, con toda seguridad, que ser cómplice es ser culpable.

El fin de semana pasado, en la carrera del TC Mouras, apareció una nota donde denunciaba y ponía en tela de juicio el andar del auto de Daniel Nefa. Además, apuntaba al equipo Coiro Dole Racing y a los beneficios que supuestamente recibe por parte de la categoría. No hay titubeo que esa denuncia generó un alto impacto y las repercusiones fueron muchas. Si el objetivo era lograrlo, el mismo se cumplió. ¿Quién lo llevó adelante? Eso es lo que no se sabe y lo que genera un manto grande de sospecha. La carta que apareció en el Roberto Mouras de La Plata no tenía firma. Era anónima. A partir de acá muchos se preguntan cuanto de veracidad tiene ese contenido y las respuestas se dividen en dos partes. Por un lado están los que creen que hay una mano negra y por otro los que están convencidos de que hay cosas que no están claras.

Leer más: Fuerte denuncia anónima en el TC Mouras

Lo que sí está claro es que existen movimientos con una cierta cuota de política en el medio. Desde hace un tiempo la Asociación Corredores Turismo Carretera está en el centro de la tormenta por diferentes motivos y muchas de ellas vienen desde el anonimato. De un anónimo que está muy bien informado. En lo deportivo recordemos que el caso más ruidoso fue el de Gastón Mazzacane. La denuncia se realizó en una cuenta de twitter que se hacía llamar “El Fantasma del TC”. Dicha cuenta desapareció en un momento, fue cuando la explosión fue muy grande, hasta que decidió volver nuevamente a las redes. El regreso fue con un tono totalmente distinto y muchos se preguntan si el autor es el mismo. Se lo nota más amigable.

Lamentablemente lo que no genera dudas es que este tipo de cosas le hacen mucho daño al automovilismo argentino. No es bueno que sucedan. La transparencia es el eje fundamental para disfrutar de este deporte. El automovilismo se ha convertido en una unidad de negocio y es mucho lo que hay en juego en cada carrera. Si eso está bien o está mal es una discusión aparte. Lo que no se puede debatir es la legalidad de las cosas.

La ACTC deberá mejorar en muchas cuestiones. Tendrá que poner voluntad y contar con la colaboración de los que son parte de este sistema. Aquí entran los pilotos, los equipos y los preparadores. Todos ellos deben dejar de lado las mezquindades, las ventajas y las picardías. A partir de ahí podrán manifestarse y decir sin miedo las cosas como son. No desde la oscuridad. La cobardía agrega más desconfianza y no es bueno para nadie. Cuando se está seguro que algo no está bien se debe decir. De lo contrario se puede pensar que uno se traga el sapo por conveniencia.   

Leer más: Dura sanción de la CAF a un motorista