Definición al rojo vivo

Matías Russo finalizó segundo en Mugello, delante del líder del torneo, y quedó a un punto, previo a la última carrera que define el título.

El argentino Matías Russo definirá mañana, en la última carrera de la temporada, el título del campeonato italiano de GT3, en el que quedó a tan solo un punto de los líderes tras la carrera de hoy en Mugello.

Tras una difícil clasificación que lo dejó situado en el quinto lugar, el paranaense, junto a Emanuele Zonzini, recuperaron terreno en la primera carrera, en la que debieron pelear no solamente con la Ferrari de Cheever III y Leo, sino también con la de sus compañeros Case y Bontempelli.

A pocas vueltas del final, el Audi R8 LMS de Russo se ubicaba tercero, detrás de las dos Ferrari, pero allí llegaría el golpe de escena. El líder de la carrera y del torneo debía ingresar a boxes para cambiar un neumático y la victoria quedaba en manos de Case y Bontempelli, arribando segundo el argentino, que de esta forma descontó en el campeonato, quedando a sólo un punto, con veinte en juego.

"La carrera fue durísima porque los pilotos del equipo Ferrari hicieron un juego de equipo importante, tapándonos bastante, pero acá estamos ahora a un punto y firmes para la definición, que puede ser para cualquiera. La carrera de mañana va a ser dura como la de hoy, pero no vamos a bajar los brazos y daremos lucha hasta el final. Seguramente la preocupación estará del lado de ellos. Nosotros estamos muy conformes con lo hecho", indicó Russo a Carburando.com. 

Mañana, la última competencia de la temporada también será para pelear, ya que la Ferrari de Cheever-Leo largará al frente, mientras que el Audi de Russo-Zonzini lo deberán hacer desde la cuarta posición. La carrera se largará a las 16,50 hora local, a un total de 48 minutos más una vuelta.