El dólar sigue desestabilizando el mercado automotor

La suba del dólar impacta en toda la economía y el sector automotor es uno de los más afectados ya que más del 70% de los autos que se venden en el país llegan del exterior y los vehículos nacionales tienen mayoría de piezas importadas. Es por eso que el salto del tipo de cambio que ayer tocó los $45 hace que se vivan días agitados en fábricas y concesionarias, A fines de febrero, la moneda estadounidense cotizaba apenas por debajo de los $40 y este incremento de más del 10% ya tiene impacto en el mercado.

  • Te puede interesar: Será obligatorio en vehículos alcoholímetro y caja negra
  • autosGeneral Motors, por ejemplo, anticipó a su red que los precios de los 0 km tendrán un incremento de casi el 6% a partir de abril, aunque en la práctica el público lo empezó a sentir esta semana debido a que las operaciones que se cierren en estos días se harán con los nuevos valores. “Las ventas ya pactadas hay que respetarlas pero las nuevas corren con los precios de abril” reconocieron en una concesionaria Chevrolet. En otras marcas, hasta ayer, se manejaban con las listas de precios de marzo aunque hay casos en que decidieron suspender la facturación. Así lo confirmaron desde concesionarias de Volkswagen y Renault que ayer por la tarde dejaron de vender ante la suba del dólar. Desde esas automotrices todavía no enviaron las nuevas listas con los aumentos, pero se estima que entre hoy y mañana habrá novedades.

    Otra marca que adelantó a su red los precios de abril es Toyota pero recién entrarán en vigencia el primero del mes próximo por lo que esta semana seguirán vendiendo a los valores establecidos para marzo. En el caso de esta marca, el aumento previsto es del 1% para toda la gama, menos para la SW4 que mantiene los precios sin cambio.

    Según ámbito.com,la situación del sector es complicada porque la presión de dólar sobre los precios se produce en un momento de caída de ventas. Los patentamientos de marzo retroceden 60% contra igual mes del año pasado. Si bien hay importantes descuentos, por el exceso de stock, estos se hacen sobre modelos puntuales y para las compras al contado o con créditos convencionales. No alcanza a los planes de ahorro que son los más afectados.