Ford Gran Torino un auto de película

Gran Torino el Ford que enamoró a Clint Eastwood

La historia de un auto puede sobrepasar a un film. 

Es la historia del Ford Gran Torino, un auto de película que se ganó el corazón de todoso los amantes de automóviles del mundo.

El genial Clint Eastwood (Walt Kowalski en la trama) adora tanto a su auto cuidandolo como si fuera de oro ya que  él mismo ensambló la columna de dirección en la planta de Ford en Detroit.

Obviamente el detalle de haber sido fabricado en Detroit no era real, pero encajaba en la película y con el personaje principal.

Walt lleva su pasión por un Ford Gran Torino de 1972 al extremo cuando alguien quiere hacerse con él.

ford gran torino

Este Ford Gran Torino, por otro lado, es completamente real y su anterior propietario tardó 5 años en restaurarlo por completo.

Incluía opciones como las llantas Magnum 500 y la banda láser de los laterales.

El auto de la película Gran Torino fue comprado por el estudio a través de eBay, y se quiso dejar tal cual para darle realidad al personaje, y una vez adquirido tan solo retocaron mínimos detalles como el cromado de algunas piezas.

Fue tanto el cariño por ese auto que el actor Clint Eastwood lo compró tras el rodaje de la película y ahora forma parte de su colección particular de autos.

De toda la producción de 1972 en cuanto a Ford Torino, que ascendió a un total de 496.645 unidades, tan solo 92.033 fueron el modelo Sport.

Gran Torino

Por eso son un poco más raros hoy, y más valiosos  sobre todo por la película que  le dio un valor inusitado. 

Otras curiosidades sobre este modelo es que todos ellos llevaban la toma de aire integrada en el capó, pero no en todos era algo funcional..

El motor era un  Ford Windsor V 8 de 5.000 cc, con algunas versiones que alcanzaban los 400 hp.

Este modelo sigue transmitiendo la fuerza de aquélla época, unas líneas agresivas y potentes, unos detalles únicos, como si se quisiera resistir al cambio al que lo llevaba la historia y con un motor más reducido en muchos sentidos para consumir menos.

Ese es quizás el motivo, como apuntan algunos críticos, por el que el Ford Gran Torino del 72 era el coche elegido para el personaje de Clint Eastwood, personaje reacio a los cambios.