Probó de noche un TC, debutó con un Chevrolet 400 y ganó finales

Mariano Calamante arrancó en el TC con el Chevrolet 400 que manejaba su padre. Un día probó de noche y llegó a ganar en la categoría

Mariano Calamante fue otro de los nombres que quedaron sellados en la historia del Turismo Carretera. El ex piloto de la ciudad de Balcarce recorrió un largo camino por el deporte motor y en la categoría más popular logró cosechar tres triunfos. Acá parte de su historia.

Aprender a  conducir

“Empecé a manejar de chico. Me llevan al campo, me ponían en la falda, y me hacían manejar una camioneta”.

El Karting

“Arranque a los 11 años con un karting.  En ese momento iba a sexto grado. Debute en Mar del Plata. Cuando yo arranqué se consagraba campeón Argentino Juan Carlos Papovich”.

Los primeros pasos en los zonales

“Un día mi papá, que tenía un Mar y Sierras, me pregunta si quería correrla y le dije que sí. Fuimos a probar a Lobería y anduve bien en la prueba. Cuando empezamos en la categoría el campeonato ya estaba en marcha y de las siete carreras que hice gané cuatro. Gané las tres primeras. Después corrí dos años más hasta que llegó la hora de pegar el salto”.

Leer más: Trabajó de tractorista para comprar su karting y llegó al TC 

El paso por la F1

“Decidí correr en la F1 Mecánica Nacional y Marito García me prestó un auto y debuto en Mendoza. Después voy a Rafaela donde salgo quinto pero con mi papá decidimos encarar un Turismo Carretera porque para seguir ahí teníamos que comparar un auto y la categoría no tenía definido su rumbo”.

La llegada al TC

“Le compramos un Chevrolet 400 a Mario Vitale de Necochea. Mi viejo corre un par de carreras para ponerlo a punto y debuto en 1974, con ese auto, el mismo día que debutó Jorge Recalde en Olavarría. A mí me acompañó el Vasco Erratchu. Después corro en Buenos Aires y me acompaña Jorge Roux. A fin de año le cambiamos a Vitale el Chevrolet 400 por la Chevy que habían hecho ellos. Ese año, 1975, gano mi primera carrera en Bs As”.

Leer más: Fue amigo de Alboreto, ganó en el TC y fue protagonista del TC 2000

La peña

“En el año 87 unos amigos me proponen formar una peña. Yo era un tanto enemigo de esas reuniones pero les dije que si eran ordenados la hicieran. Formaron la peña “El Pelado”, hicieron socios y llegaron a los 350. Ellos pagaban una cuota mensual y se hacía una cena por mes. Ahí se les explicaba en que se había gastado el dinero. A fin de año se hacía la fiesta grande donde concurrían cerca de 800 comensales”.

A Carmen de Areco

Entre los 80 y 90 el auto lo hacía el "Tono" Constantino en Carmen de Areco. Yo no sabía nada pero era el encargado de armar la caja de cambios. Ahí trabajamos todos. El Tono era un laburador incansable”.

Una prueba de Noche

“Recuerdo que teníamos que ir a correr, era viernes, y no le podíamos sacar una falla al auto. Se la descubrió como a las doce de la noche pero queríamos sacarnos la duda. Ahí decidimos ir a la ruta para hacer una tirada. Aprovechábamos, en los primeros metros, las luces del acceso de Carmen de Areco pero a los 300 mts hacía de cuenta que me tiraban una lona en el parabrisas. No veía nada. Una locura”.

Leer más: Llegó al Automovilismo por una rifa, fue subcampeón de TC 

La ruta

“Era peligrosa pero me encantaba el TC en ruta. Siempre había que improvisar. Las vueltas no eran todos iguales y la tecnología no estaba como ahora. Si tengo que elegir tengo que elegir Tandil. Tenía de todo ese dibujo”.

Ganar en su casa

“Gané en Buenos Aires, en Punta Indio y en Balcarce. Si bien todos los triunfos son lindos, el logrado en mi tierra tiene un sabor especial. Ganar en la Barrosa fue fantástico porque fue muy festejado, aunque tengo que reconocer que cuando ganamos en Punta Indio el recibimiento en la ruta fue sensacional”.

Leer más. Hizo TC su Dodge de calle y vendió un camión para ir a la carrera

Ganar las dos Horas de TC

“Recibo un llamado de Clemar Firpo donde me dice que me daba el auto para ir a correr. Yo estaba parado y no tenía ganas. Pero al comentarle al grupo se entusiasmaron y fuimos. Cuando termino de probar la Dodge vamos a la reunión de pilotos, me agarra Jhonny De Benedictis y me dice que tiene que hablar conmigo. Le pregunté qué pasaba y ahí me dice en “las dos horas corres conmigo”. No lo podía creer. Cuando le pregunto cuanto tenía que poner en plata me dijo que nada y que lo único que tenía que hacer era no errar ningún cambio para que el motor aguante. El miércoles previo a la carrera fuimos a probar a la ruta. Ya en el autódromo Jhonny me dio bastante el auto para que gire y enseguida me puse en los tiempos de adelante. En el momento de la carrera recuerdo que me dijo lo siguiente: “Pelado acá no tenemos que ganar nosotros, tiene que ganar el 14”. Lo decía por el Ford que llevaba ese número. Arrancamos bien, lo trajo para adelante y cuando me tocó a mí largué junto a Yoyo Maldonado, le agarré la punta, le hice diferencia y la ganamos”.

¿Qué significó el TC?

“El TC fue todo. Fue un momento increíble de la categoría, donde había grandes nombres, y por suerte pude estar entre ellos y aprovecharlo. Lo disfruté”.

Sus referentes

“Mis referentes fueron varios pero Roberto Mouras fue el principal. Roberto era de poco hablar pero cuando le pedías algo te lo brindaba y nunca te mentía en la información. Los otros fueron el Vasco Oyhanart, Eduardo Marcos y Jhonny De Benedictis”.