Tras la muerte de Gonçalves, las motos del Dakar aceleraron

Si bien la etapa la ganó Quintanilla, su escolta, Brabec (Honda) controla la clasificación general. Luciano Benavides sigue 7°.

El piloto chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) ganó la 9a etapa en motos del Dakar, que unió los campamentos de Wadi Al-Dawasir y Haradh, en Arabia Saudita. Pese a la victoria parcial, el norteamericano Ricky Brabec, con Honda, continúa al frente de la clasificación general de la especialidad.

Quintanilla superó al último ganador del Dakar, el australiano Toby Price (KTM) tras los 410 km de prueba especial. Fue la primera etapa disputada por los pilotos de motos después de la muerte del portugués Paulo Gonçalves, tras suspenderse el lunes la carrera en la categoría de dos ruedas, como señal de duelo.

"Fue un día amargo después de lo que le pasó a Paulo. Al comienzo de la etapa, fue un poco difícil agarrar ritmo, pero de ahí en adelante me sentí cómodo y empecé a empujar. Finalmente, gané la etapa. Contento por eso. Obviamente la etapa va en honor a Paulo", afirmó Quintanilla tras su triunfo.

Cuarto en la etapa, el estadounidense Ricky Brabec (Honda) conservó una cómoda ventaja al frente de la general, 20 minutos delante del chileno Quintanilla, que es segundo.

El argentino Kevin Benavides (Honda) fue sexto en la etapa, aunque no pelea por la victoria en la categoría, mientras que su hermano, Luciano (KTM), llegó detrás y se mantiene 7° en la general, delante del mendocino Franco Caimi (Yamaha).

"Ha sido una etapa difícil, volver a empezar después de lo sucedido, tan triste para nosotros. Pero bueno, Paulo hubiera querido que siguiéramos, así que acá estamos", dijo Kevin, que fue compañero del portugués hasta el año pasado, y agregó: "Hemos llevado un buen ritmo hasta la meta. Así que creo que ha sido una buena etapa para mí y para el equipo también".

La décima etapa será “maratón”, ya que los pilotos llegarán a Shubaytah sin asistencia, con la que se encontrarán el jueves, al regreso a Haradh.