Hubo una época solo para audaces

Muchos de los notables pilotos que desembarcaron en el Turismo Carretera nacieron deportivamente en Fuerza libre, Mar y Sierras y Cafeteras. Esta es parte de la historia.

Todo comenzó en el sudeste de la provincia de buenos aires, allá por el año 64′ o 65′, con el nombre de «Vale Todo». Como su nombre lo indicaba en ese entonces se podía competir con cualquier vehículo, suficiente con que tuviera cuatro ruedas y un chasis. Los espectáculos se desarrollaban en forma de «picadas»con recorridos de ida y vuelta en línea recta, en el campo El Compás de Balcarce, en algún circuito de Lobería, Coronel Vidal, Mar del Plata y Necochea.

Galinotti

Los espectáculos iban teniendo cada vez más convocatoria de público, por lo cual la cosa comenzó a tomar visos de seriedad. Se impusieron algunas restricciones y, a partir de ahí empezó a llamarse Fuerza Libre. Se confecciono un reglamento y la categoría comenzó a tomar forma.

Alrededor del año 1.9690, una nueva modificación de los reglamentos trajo aparejado también el cambio de nombre de la categoría que paso a llamarse Turismo Mar y Sierras con motores de hasta 5 litros.

Por esta época el parque automotor estaba conformado por muchas «cupecitas» venidas del TC, así como Falcon y Chevrolet impulsados por motores F-100 y 250 respectivamente.

Nota Cafeteras

Para dar algunos ejemplos de autos y pilotos de esta época inolvidable podemos citar:

El legendario «Tractor» de Eduardo Casa conducido por el balcarceño Oscar Erratchu.

El «Cuadrado» de Ricardo Peduzzi conducido por su propio dueño.

La cupe Chevrolet de Mariano Calamante conducida por su hijo «El Pelado».

La «Negrita» de Jorge Roux conducida por el mismo.

Anselmo Quintanar con un Ford Falcon acortado F-100 con el que corriera en el Tc.

Edgardo Lavari con otro Falcon acortado

Edgar Pérez con “La Canela”

Raúl “Cacho” Salerno con “La Garrafa”

Pepín Eder con “El Falucho”

Juan Carlos Rodríguez de Lobería con  “El Chancho”

Calamante

El  prototipo Chevrolet de Rodolfo Stankievich  se llamó La Zorra y luego ese auto recayó en Horacio Pando

Domingo Pico de Necochea con  “La Guacha”

Juan Alberto Occhionero con “El Correcaminos”

Alberto “El Mono” Beguerie  Falcon F100 angostado

Iver Piovanni que corría con el seudónimo de «Artua», Jose Solis con el «Pachulo ll» color verde que utilizó desde findes del 60 hasta el entrado el año 80.

Enrique Gallinotti que por tantos años fue animador de la categoría, que luego de un choque con Miguel Paredi, construye un auto que fuera recordado por siempre con ese inmenso alerón apodado el “Kechun”, entre otros muchos.

Nota Foto Cafeteras

Después como no podía ser de otra manera para una categoría que empezaba a ponerse seria, la aerodinámica empezó a hacerse presente aquí podemos citar a tres chasistas que fueron pioneros Soprana de Balcarce e Irigoyen de Necochea y Calvo de Mar del Plata.

En el 67′ surge otra categoría que pasa a denominarse «Cafeteras», las cafeteras eran autos similares a los Mar y Sierras con 4 litros de tope para motores «viejos» y tres para los»nuevos». Aclaramos que la diferencia entre motores viejos y nuevos radicaba, en que en sus comienzos se utilizaban aquellos motores de válvulas laterales y hasta seis cilindros con 4.000 cc como tope. Posteriormente se incluyeron los motores tres litros ante la cada vez más dificultosa obtención de elementos mecánicos tan añejos.

Lavari

Entre los primeros pilotos de las Cafeteras podríamos nombrar a:

Oscar Castellano con “La Laucha”, Héctor Laurenti, Sebastián Eder, Guillermo Raggio, Jorge Reymonte, Alfredo Menone, Los Hermanos Finochio, Luis Morán “La Chunchuna”, Alberto “Vasco” Altuna, Jhonny De Benedictis y Juan Manuel Landa.

Los años pasaron, se escribió una página gloriosa de automovilismo y este logro ha sido un esfuerzo compartido entre pilotos, dirigentes, clubes organizadores y un público que desde su nacimiento abrazó estas categorías con pasión y cariño único,  digno de destacar.

Y vos, ¿te acordás de algún otro auto de la época?

Colaboración: Equipo Acelerando de Necochea, Edagardo Lavari, Osvaldo Samma y Mariano Calamante

Fotos: Lobería Capital de las Cafeteras