Porsche 550 Spider, el auto maldíto de James Dean

El Porsche "maléfico" que quedó en la historia por causar la muerte del actor James Dean quien lo había bautizado de una manera muy particular

Hay autos que quedaron en la historia por ocacionar hechos desgraciados y curiosos.

Es el caso del Porsche 550 Spider, un potente deportivo descapotable que se cobró la vida de un actor americano en plena fama.

En la tarde del 30 de septiembre de 1955, el actor James Dean se estrelló en su Porsche plateado, que él había bautizado cariñosamente como "Little Bastard", pequeño bastardo.

El famoso actor retornaba de una carrera cuando en el cruce de dos rutas de California, sufrió un grave accidente que le costó la vida.

Porcshe accidente Dean

Tras el fatal accidente, empezó a circular una leyenda que hablaba de que las partes que fueron rescatadas del auto en el choque, y fueron reutilizadas en otros autos, cargaban consigo una poderosa maldición que se transformaba en accidentes y hasta la muerte de quienes entraban en contacto con lo que quedó del aquel Porsche maldito. 

Luego del accidente, el Porsche 550 Spyder que perteneciera al actor que fallecía a los 24 años, fue declarado como destrucción total por la compañía aseguradora y, como compensación, pagó el valor comercial del vehículo al padre de Dean.

porsche 550

Los restos del auto siniestrado fueron puestos a la venta, por la compañía, intentando recuperar una parte de lo perdido en el siniestro.

Esos elementos fueron adquiridos  por un doctor de Burbank, California.

Y aquí es donde empieza la leyenda.
 
La siguiente víctima del "pequeño bastardo" sería un tal Dr. McHenry, quien, manejando un auto impulsado por el motor del Porsche de Dean, se mató cuando perdió el control del vehículo y se pegó contra un árbol en la primera carrera en que se usó después de la muerte del actor nacido en EEUU.
 
Luego otro Doctor, de nombre Eschrid, también corrió en la misma competencia con el tren motriz del Posche maldito, y resultó lastimado luego de sufrir un vuelco.
 
Cuenta también la leyenda de otros hechos misteriosos.
Porsche Jean Dean
 
En 1959, el Porsche restaurado, ardió en llamas de modo inexplicable mientras se encontraba almacenado en Fresno, California, para una exhibición automovilística.
 
Nadie salió herido ni ningún otro vehículo resultó afectado. Para continuar con el misterio, luego del enigmático incendio, el auto maldito fue llevado de gira para ser exhibido por todo USA y, en 1960, tras haber sido perfectamente resguardado en un tráiler para su traslado desde Florida hasta Los Angeles, se abrió la puerta del remolque y el misterioso Porsche despareció sin dejar rastro alguno. 
 
En el primer caso, los restos del Porsche fueron vendidos al Dr. William F. Eschrich, no Eschrid, como cuenta la leyenda, quien era conductor de autos de carreras y había competido contra el propio James Dean.
 
Eschrich desmontó el motor del Porsche 550 spider y lo instaló en su Lotus IX, y así corrió varias carreras en California, donde sufrió un incidente menor con otro piloto. No hubo muertos en esa ocasión.
 
En cuanto a la desaparición del supuesto coche maldito, no existen elementos para sostener tal afirmación, y todo parece indicar que se trató de una estrategia del historiador George Barris para promover las ventas de su libro y, también, perpetuar la leyenda del joven y malogrado actor americano James Dean.